Samsung

Samsung vende más de 100.000 unidades del Galaxy S7 en solo dos días

En el primer fin de semana que estuvo a la venta, la empresa logró que una enorme cantidad de usuarios compren su nuevo dispositivo

samsung galaxy 7

La multinacional Samsung vendió más de 100.000 unidades de sus nuevos teléfonos inteligentes de gama alta Galaxy S7 y S7 Edge sólo en Corea de Sur, en sus primeros dos días a la venta desde su lanzamiento el viernes. 

Los nuevos modelos Galaxy S7 y Galaxy S7 Edge vendieron de forma combinada 60.000 unidades el viernes y 40.000 el sábado en el país asiático, según mostraron datos de la industria recogidos este lunes por la agencia local Yonhap.

Los terminales salieron a la venta el 11 de marzo en más de cincuenta países, entre los que se incluyen España, el resto de la Unión Europea, Estados Unidos, China y otros mercados. El Galaxy S7 posee una pantalla de 5.1 pulgadas y estructura convencional, mientras que el S7 Edge es de 5.5 pulgadas y posee bordes curvos.

Ambos teléfonos presentan como principales novedades la resistencia al agua, una mayor potencia y una cámara más rápida. Samsung espera que la serie Galaxy S7 juegue un papel decisivo en la revitalización de las ventas de su división de negocio orientado a la telefonía móvil, que se mantuvo muy por debajo de las cifras que solía registrar.

Dicho sector de la compañía registró un beneficio operativo de 2.23 billones de wones (1.700 millones de euros/1.900 millones de dólares) en el cuarto trimestre del año pasado, en comparación con los 6.43 billones de wones (4.900 millones de euros/5.400 millones de dólares) obtenidos en el mismo período del año 2014.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”