Corrupción Fifa

Corrupción en la FIFA: arrepentido confesó haber pagado sobornos en Argentina

El colombiano Miguel Trujillo declaró ante la Justicia de los Estados Unidos. Se declaró culpable de cuatro cargos y reconoció haber hecho sobornos en Buenos Aires

Miguel Trujillo, agente de partidos de fútbol, abandona la corte de Brooklyn

Los fiscales aseguran que Trujillo aceptó devolver 495.000 dólares luego de admitir su participación en varios esquemas para sobornar a funcionarios del fútbol desde 2008, mientras tenía licencia del organismo rector del fútbol mundial, para negociar y organizar enfrentamientos entre las asociaciones pertenecientes a la FIFA.

El Departamento de Justicia declaró que Miguel Trujillo trabajó a nombre de varias empresas de mercadeo deportivo y sus propios intereses al momento de pagar cientos de miles de dólares para sobornar a altos funcionarios de FIFA y a cuatro federaciones de fútbol de Centroamérica y el Caribe.

El dirigente se declaró culpable de cuatro cargos, entre ellos conspiración de lavado de dinero, por haber estado involucrado en sobornos a dirigentes del fútbol del continente americano para conseguir derechos de marketing de competencias y torneos amistosos. Por lo tanto, fue colocado bajo arresto domiciliario con una fianza de 1,5 millones de dólares.

Según la fiscalía, Trujillo era “consultor de fútbol y agente de partidos con licencia de la FIFA para negociar y acordar partidos entre las asociaciones” de la máxima organización de ese deporte.

“Comenzando en aproximadamente 2008 y actuando en nombre de múltiples compañías de marketing deportivo y su propia empresa de fútbol, Trujillo pagó cientos de miles de dólares en sobornos a altos responsables de FIFA, en el marco de negociados por contratos de marketing y partidos amistosos internacionales”, afirmó la fiscalía en un comunicado.

Si bien el colombiano no brindó ningún nombre de los implicados en las negociaciones, su declaración también involucra a directivos argentinos. En ella, Trujillo afirmó haber viajado a Buenos Aires para sobornar a los responsables de las empresas de marketing locales y de la Concacaf.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO