Salud

¿Dónde acumulas grasa? Enterate cuáles son las causas

Las hormonas regulan mucho más que el ciclo mentrual de la mujer: enterate qué desarreglos pueden estar causando que la grasa se acumule en un lugar indeseado

Grasa

Cada persona tiene más o menos grasa en las mismas partes del cuerpo: la zona del abdomen, los muslos, la cola y los brazos parecen atraer a todo lo malo que estpa dando vuelta por el organismo: ¿por qué?

Si bien la genética o el sexo determinan qué lugares son los más comunes (por ejemplo, a las mujeres se le acumula en las caderas y a los hombres, en el vientre) nuestros hábitos y lo que comemos también modifican la forma del cuerpo.

¿Por qué se acumula la grasa?

Cada zona del cuerpo almacena la grasa de una manera distinta.

Cuando se sube de peso ocurren dos mecanismos diferentes: por un lado, de la cadera hacia abajo aumenta la cantidad de las células de grasa y, por el otro, de la cintura para arriba lo que incrementa es el tamaño de las células de grasa.

Esto tiene, sin dudas, un impacto diferente en cada región. La grasa es la manera que tiene el cuerpo para guardar energía, pero no toda se “guarda” en el mismo lugar. Hay tres tipos:

Grasa subcutánea: es la que está más cerca de la piel y la que primero se pierde al hacer ejercicio. La genética y las hormonas tienen mucho que ver para que esta grasa se aloje en una zona y no en otra.

Grasa visceral: está más interiorizada en el cuerpo y se acumula alrededor de los órganos. Por supuesto que supone un peligro cuando la cantidad es excesiva.

Grasa intramuscular: se mete entre las fibras musculares, aunque esto casi ni ocurre en comparación con los otros dos tipos. Aparece en las personas con mucho sobrepeso y obesidad y puede causar una resistencia a la insulina, principal causa de la diabetes.

4 zonas de acumulación de grasas

El cuerpo está gobernado por las hormonas: según sus niveles pueden ayudar a tu salud o todo lo contrario. Hay estudios que han demostrado que estas pueden determinar en qué lugar se depositará la grasa.

Prestá atención a los desequilibrios hormonales más frecuentes y sus consecuencias para la forma del cuerpo:

Grasa en pecho y brazos: testosterona

Cuando esta hormona está por debajo de lo normal se nota en unos bíceps más gordos y pecho “inflado”, pero no precisamente por el ejercicio y la musculación. Otra de las hormonas masculinas que provocan esto son los andrógenos.

La solución es comer grasas saludables no hidrogenadas, vitamina B y proteínas, además de realizar ejercicios de pesas y fuerza.

Grasa en hombros y caderas: insulina

Grasa en hombros y caderas Insulina

Los desequilibrios de esta hormona en la sangre causa acumulación de azúcares que posteriormente se convierten en grasa. Es la típica gordura de aquellos que aman los dulces.

La solución es reducir el consumo de postres, golosinas e hidratos de carbono de alto índice glucémico.

Grasa en abdomen: cortisol

También conocida como “la hormona del estrés”, es la culpable de que se acumule la grasa en el vientre, tanto en las mujeres como en los hombres. Es preciso llevar una vida más relajada, reducir la ingesta de azúcar y aumentar las vitaminas B5 y C.

Grasa en caderas: estrógenos

Son las hormonas femeninas y por ello determinan que las mujeres acumulen grasa en los muslos y las caderas (lo que se conoce como “cuerpo de pera”).

El metabolismo es el responsable de que haya muchos estrógenos, y el hígado debería eliminarlos. Para ello come brócoli y alimentos con ácido fólico y vitaminas B6 y B12.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

La insólita revelación de Hebe de Bonafini sobre Milagro Sala

A pocas horas del comienzo de una nueva Marcha de la Resistencia, la titular de Madres de Plaza de Mayo, pidió por la “pronta liberación” de la detenida líder de la Tupac Amaru