Historia

¡Auch! Así eran los juguetes sexuales en la antiguedad

Tallados en piedra, marfil y hasta de los cuernos de venado, los arqueólogos negaron durante mucho tiempo que estos falos se usaran para dar placer sexual. Hoy no están tan seguros

Falo tallado en tiza encontrado en Maumbury rings, Dorchester, Reino Unido, que data del Neolítico

Si pensas que recién en la modernidad la humanidad empezó a ver que podía usar cosas para lograr placer sexual, tenemos una mala noticia: la historia del consolador es mucho más antigua de lo que te imaginabas.

Los ejemplares más raros de falos artificiales datan de hace 30.000 años atrás. Los arqueólogos los llaman, de hecho “bastones de la era del hielo”.

LEA MÁS  El insólito regalo de Pornhub a Rihanna por su cumpleaños

Sólo basta con mirar el tamaño, forma y a veces incluso simbolismo explícito de estos consoladores de piedra para entender su uso, y sin embargo durante mucho tiempo los arqueólogos se negaron a creerlo.

29.000 antes de Cristo

29.000 antes de Cristo

Estos falos, que datan del paleolítico, fueron encontrados en la cueva de Hohle Fels, en el sureste de Alemania. Hechos de limolita, pulidos y tallados, se cree que también eran usados como martillos para tallar.

Falo tallado de cornamenta de venado, encontrado en Suiza, data de entre el 6,000 y el 4,000 antes de Cristo.

Falo tallado de cornamenta de venado, encontrado en Suiza, data de entre el 6,000 y el 4,000 antes de Cristo.

Del neolítico, tallado en marfil, encontrado en Francia

Del neolítico, tallado en marfil, encontrado en Francia

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Recuerdan cuando Kirchner le ordenó a Massa que se retirara de la mesa de Mirtha

El hecho sucedió en el año 2009. El periodista Fabián Doman mostró un mensaje del líder del Frente Renovador confirmando la versión

http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/mesa.jpg

Ahora el garante: difunden por TV más pruebas contra Lázaro Báez

http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/tv-18.jpg

Según documentos que reveló el programa La Cornisa, se trata de una nueva sospecha por adulteración de documento público