Narcotráfico

Narcotráfico en Santa Fe: alertan sobre inacción del gobierno socialista y la justicia federal

La justicia santafesina y la Federal parecen no estar a la altura de las circunstancias en la lucha contra el narcotráfico. Los lazos de la política con el fenómeno narco en Rosario impide la resolución de causas archivadas hace años

gendarmeria rosario

Hay una gran responsabilidad del gobierno socialista y gran parte de la oposición, en la inseguridad provocada por el narcotráfico en la región, pero también una falta de acción por parte de la Justicia Federal, que es la que tiene jurisdicción especial sobre los delitos vinculados al narcotráfico.

Uno de los protagonistas de esta situación narco en Rosario es Luis Medina, quien fue asesinado el 29 de diciembre de 2013. El juzgado del Juez Carlos A. Vera Barros tenía informes sobre Medina desde 2011, quien fue uno de los socios protegido por la Banda de Los Monos. Como es sabido este delito es jurisdicción de la Justicia Federal y del Ministerio Fiscal de la Nación.

El asesinato de Luis Medina, después de su enfrentamiento con el gobierno socialista de Bonfatti, fue seguido seis meses después por el del Comisario Guillermo Morgans, quien habría secuestrado no una sino dos notebooks de Medina después de su asesinato, una de ellas no enviada a la justicia sino a un ministerio provincial para su desciframiento. La otra podría haber sido la causa del asesinato de Comisario Morgans. Los primeros días de junio de 2014 Germán Tovo estaba cerrando su agencia de automóviles a dos cuadras de la Jefatura de Policía de Rosario, cuando dos sicarios a cara descubierta le dispararon trece balazos 9 mm. Los jueces y fiscales federales de Rosario, no consideraron estos hechos como de su jurisdicción, aunque la prensa u la opinión pública los vincularon entre sí y con el narcotráfico.

Mientras en la Ciudad de Santa Fe, capital de la Provincia, también hay hechos incomprensibles. El Fiscal Federal Walter Rodriguez, se hizo cargo de un procedimiento contra el narcotráfico en el Arroyo Leyes. Como consecuencia del mismo el fiscal arresto a casi toda la cúpula policial de la UR I (Ciudad de Santa Fe), pero hete aquí que no se percato que si la Policía es institucionalmente corrupta, se debe a que está dirigida por la clase política, es decir el gobierno socialista y parte de la oposición.

Con respecto a esto, en agosto de 2014, el diputado provincial justicialista Héctor Acuña, presidente del Bloque Unidad Peronista, hizo una presentó ante el fiscal Walter Rodriguez, en relación a las escuchas telefónicas, ordenadas en aquel entonces por el Juez Vera Barros (como vemos, el juez no ignoraba estos hechos, pero no sabemos por qué no actuó oficialmente) “que involucran al Gobierno de la Provincia de Santa Fe con la ilegalidad y el narcotráfico… y pido que se investigue”. Hace también el diputado mención del crimen de Luis Medina y sobre la Ultrabook marca Apple secuestrada por el Comisario Morgans y que el Ministro Ministro de Seguridad de la provincia Raúl Lamberto, envíó al secretario y subsecretario de Tecnología del Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado a desbloquear, sin que mediara solicitud de colaboración ni la correspondiente autorización por parte de la Justicia”.

Ni el Juez Federal Vera Barros ni el Fiscal Federal Walter Rodríguez actuaron pese a que el primero ordeno las escuchas y el segundo las recibió y que además tuvo el pedido de investigación de un diputado provincial.

Con respecto al arresto de la cúpula policial de la UR I, algunos seriamente complicados, por lo menos contra uno ellos no tenía prueba alguna en su contra. El fiscal debería tomar nota que en nuestra Cultura Occidental, los juicios colectivos fueron abandonados por injustos, hace más de 3.000 años. La culpabilidad es individual. Culpar a alguien porque pertenece a una institución o grupo legal, es “regre”, no “progue”. Además, debe tener muy en cuenta la veracidad de los testigos, característica esencial de todo juicio justo y es lo que distingue al Estado de Derecho Democrático de regímenes autoritarios o totalitarios, cosa que también debería tener en cuenta el Juez Vera Barros.

Por otra parte hay casi cien causas que involucran a políticos provinciales, algunas ligadas con el narcotráfico, actuales y del pasado, que duermen en la fiscalía de Walter Rodríguez.

Siguiendo con los actos de nuestro fiscal, a un mes de la captura de los hermanos Lanatta y Schillaci, el fiscal federal Walter Rodríguez, lleva adelante la investigación de lo ocurrido en su jurisdicción. Habría habido durante los procedimientos, un supuesto tiroteo por error entre policías y la Gendarmería. El fiscal comentó que “resulta más confuso el segundo episodio que implica a un gendarme que fue herido”. El primero había sido contra los tres delincuentes. En realidad fuera de la confusión general sobre todo el tema de la fuga, esta llega a la mente del fiscal, porque lo más importante es descubrir las probables conexiones políticas, policiales o delictivas de los prófugos en esta región. ¿Quién pintó de rojo el portón del galpón rural de San Carlos, para que lo identificaran los tres fugitivos que se refugiaron en él? La repuesta a esta pregunta es más importante que explorar si por error se enfrentaron las fuerzas que participaban en la búsqueda.

 

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Escándalo: advierten que la Legislatura “blanqueó la coima” en la industria farmacéutica

El Sindicato de los Agentes de Propaganda Médica de la República Argentina afirmó que el proyecto habilita los sobornos a médicos por parte de los laboratorios, reunidos en la Cámara Industrial de Laboratorios Farmacéuticos Argentinos (CILFA)