Política

Insólito: se atrincheró una embajadora k y no quiere volver a Argentina

Está en París y fue designada por Cristina. El sucesor puesto por Macri aguarda en Argentina

embajada-argentina-paris-fr

La embajadora en Paris, María del Carmen Squeff parece que no quiere volver a Argentina y no deja la emabaja. Según cuenta el diario Clarín, la funcionaria recibió el jueves una intimación de la cancillería argentina para dejarla. Jorge Faurie, el nuevo embajador aguarda en Buenos Aires la difinición de la insólita situación.

Esta militante K y diplomática se carrera se atrincheró en la embajada de la rue Cimarosa justo cuando se organiza la primera visita oficial de un presidente francés a la Argentina desde la llegada de Jacques Chirac.

Squeff argumenta que legalmente tiene 45 días antes de regresar al país y lo busca cumplir a rajatabla: piensa regresar el 14 de marzo a Buenos Aires.

Los empleados de la embajada reclaman a la canciller Susana Malcorra y al ministerio “una auditoria en la embajada argentina en París, el consulado y la residencia”. No por los objetos que podrían contar sino por las decisiones que la embajadora adoptó durante su estadía en Francia.

Un grupo de seis empleados depositaron ante la canciller Susana Malcorra, en la mesa de entradas de la Cancillería en Buenos Aires, en el INADI en Argentina y en el Prudhome de París (un tribunal de arbitraje entre empleados y empleadores) una serie de notas por la discriminación que sufrieron con sus salarios al no compartir ideológicamente con el kirchnerismo.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Las inundaciones ya provocan un quebranto para el campo cercano a u$s 2.000 millones

Por la superficie anegada, los expertos calculan en ese monto el impacto en el cultivo de soja. El gobierno de Santa Fe estimó en cuatro millones las hectáreas afectadas

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/i.jpg

Santa Fe inundada: fuertes reproches del Gobierno nacional a la administración socialista

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/l-1.jpg

El gobierno de Mauricio Macri y el de Miguel Lifschitz mantienen una relación tirante. El temporal amenaza con destruir los puentes construidos entre ambos