Medios

Máximo Kirchner, ¿el dueño real?: puso una periodista K al frente de CN23 y El Argentino

La periodista en cuestión sería una bahiense de 31 años, llamada Desiré Cano, quien es gerente general de Producciones Periodísticas de l Grupo Indalo

desire-cano

Quien habría comprado los medios en crisis CN23 y El Argentino es el empresario Cristóbal López, y el hijo de la ex presidenta, Máximo Kirchner, ya ubicó a una mujer en los mismo.

De esta forma se comprobaría que el kirchnerismo continúa apostando por la influencia directa en los medios del reconocido empresario.

LEA MÁS  El Gobierno adjudica la caída de la industria al sector automotriz y Vaca Muerta

La periodista en cuestión sería una bahiense de 31 años, llamada Desiré Cano, quien es gerente general de Producciones Periodísticas de Indalo, grupo que es dueño de C5N, Radio 10, las FM Mega, Vale y Pop; y las productoras Ideas del Sur, Pensado Para Televisión y la Corte.

Cano antes fue jefa de prensa del bloque kirchnerista en Diputados y ahora tendrá un rol fundamental en el nuevo armado de los medios que apoyan al Frente para la Victoria, que entraron en crisis con sus empleados por el mal manejo y sueldos adeudados por parte de Sergio Szpolski y Matías Garfunkel.

LEA MÁS  Autorizados por la Ciudad, docentes instalan la "Carpa Blanca" frente al Congreso

La meta, de acuerdo a lo publicado por el portal Expediente Político, es mantener la línea editorial K para intentar “resistir” y darle lugar al “relato” en la televisión.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Detuvieron al principal sospechoso de asesinar a Araceli Fulles

Estaba prófugo, pero Gendarmería lo encontró esta noche en la villa 1-11-14

Bario badaracco http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/2446689w620.png

Brasil: fuertes protestas y enfrentamientos armados contra las reformas laborales de Temer

Brasil (3) http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/brasil-3.jpg

El país vivió fuertes escenas de violencia en el marco de la huelga nacional convocada este viernes por las centrales sindicales brasileñas contra las reformas impulsadas por el gobierno del presidente Michel Temer