Secretaría de Inteligencia

La SIDE de Macri: quién es Gustavo Arribas, su nuevo titular

Se trata de un ex representante de jugadores involucrado en grandes operaciones de pases, incluida la de Carlitos Tévez al Corinthians. Extrañamente pasó de las canchas a los espías. Conocé a fondo al funcionario que está a cargo de la AFI

Gustavo-Arribas

En su primer día en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Gustavo Arribas tuvo una reunión de tres horas con Oscar Parrilli, el último jefe de los espías del kirchnerismo.

Gustavo Arribas conoció a Mauricio Macri a principios de la década del ’80, cuando el hoy Presidente y su grupo de amigos del colegio Cardenal Newman organizaron una gira de ex alumnos por Estados Unidos para jugar al fútbol. Pablo Clusellas, hoy secretario de Legal y Técnica, conocía a un petiso, bastante morocho, que era su compañero en la facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y que jugaba bastante bien. Ese hombre bajo y de tez morena era “El Negro” Arribas. En esa gira deportiva de jugadores de fútbol amateur, Macri trabó una buena relación con Arribas que mantuvo a lo largo de los años.

Arribas se desempeñó en su profesión normalmente hasta que llegó su golpe de suerte. A fines de 1995, Macri llegó a la presidencia del club Boca Juniors y lo convocó para revisar y elaborar los contratos en las transferencias de jugadores. Con el tiempo, el vínculo continuo con el fútbol, hizo que el ahora titular de la ex Side, se haga representante de jugadores de fútbol.

En la Argentina estuvo asociado con el empresario Fernando Hidalgo, investigado por la AFIP y la Justicia federal por irregularidades en la compraventa de jugadores de fútbol. Juntos formaron HAZ Sports Agency para intermediar en las transferencia de jugadores. Entre las transacciones más importantes de Arribas están las de Carlos Tévez y Javier Mascherano en el 2005 al Corinthians de Brasil y la de Martín Palermo de Estudiantes a Boca, en 1997.

Arribas no pudo ubicar a mucha gente en cargos clave, al menos en esta etapa. Nicolás Caputo, el empresario amigo de Macri, impulsó la designación de la subdirectora de Inteligencia, Silvia Majdalani, y Daniel Angelici, el presidente de Boca, ubicó a su amigo Sebastián Destéfano como director de Jurídicos y a Juan José Gallea como director de Finanzas, a quien conoce por Darío Richarte, ex subsecretario de Inteligencia de De la Rúa. Arribas en cambio se rodeó de gente de confianza en su círculo más inmediato. Como jefe de Gabinete de asesores está Mariano Herrera, un ex compañero de facultad, y entre sus asesores se destacan su ex esposa y madre de sus dos hijos mayores, Silvia Girón, especialista en Recursos Humanos, y el relacionista público Nisenbaum.

Uno de los desafíos de Arribas será reconstruir la relación con los servicios de Inteligencia extranjeros, la cual hoy está quebrada.

El presupuesto de la AFI para este año será de 1.449.954.000 pesos. Nada mal comparado con los 800.869.000 que hubo en el 2015.

Uno de los grandes desafíos de Arribas será volver a profesionalizar la planta permanente de agentes operativos y analistas. La purga del kirchnerismo dejó casi sin agentes de carrera a la AFI y formar un espía lleva muchos años. Por eso, gran parte de los recursos, en esta primera etapa, irá a la Escuela Nacional de Inteligencia. Otra porción del presupuesto será asignado a la compra de equipos. En la auditoría interna que están haciendo no sólo no encuentran los equipos, tampoco hay inventarios de lo que había.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Encuentran más sobreprecios en viajes al exterior de CFK por 1.200.000 dólares

Aparecieron más facturas apócrifas que inflaron gastos en giras hechas durante 2013 y 2014

Macri confía en que los gobernadores frenen el “zafarrancho” de Ganancias

A pesar de encontrarse descansando en este fin de semana largo, el presidente habló de política y disparó contra el proyecto de Ganancias del kirchnerismo