Corrupción

Relato destruido: Río Turbio, otro símbolo kirchnerista paralizado por la corrupción

Hace cinco meses, Cristina Kirchner inauguró la central térmica que debía ser alimentada por la mina de carbón, la obra, como tantas otras, funcionó como caja para la política local

Fuente: Diario La Nación

La central térmica de Río Turbio, una de las megaobras que el kirchnerismo construyó para darle sentido a la histórica mina de carbón, hoy está totalmente paralizada. En el Yacimiento Carbonífero Río Turbio (YCRT), razón de existir de la monumental obra, hay un atraso fenomenal del plan de inversiones, que preveía que el año pasado ya se debería haber extraído carbón suficiente como para alimentar la usina.

Según cuenta el diario La Nación, en toda la cuenca carbonífera se invirtieron 30.000 millones de pesos en la última década. Terminado el ciclo kirchnerista salen a la luz las denuncias de que el proyecto se transformó en una fabulosa caja de financiamiento político.

Hace más de un mes, una protesta de la UOCRA mantiene paralizada la obra inaugurada por Cristina Kirchner en septiembre pasado.

Son cerca de un millar de empleados de contratistas de Isolux Corsán, la firma que construye la usina en la que se invirtieron algo más de US$ 700 millones. Como en gran parte de la obra pública, los atrasos en los pagos que dejó el gobierno anterior hacen estragos en los obradores.

Omar Faruk Zeidan nació hace 40 años aquí en Río Turbio y es miembro de una reconocida familia de comerciantes. Fue concejal en dos períodos consecutivos por la UCR y ahora asumió la intervención de YCRT. Con orgullo dice que será la primera vez que un interventor sea nacido en el pueblo. “Es una empresa financieramente quebrada, con grandes problemas estructurales; estamos haciendo una auditoría de corte, nos han borrado información de varias computadoras, faltan camionetas. Tenemos que investigar los 70 contratos por cifras millonarias que se firmaron con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN) y que están en plena auditoría”, contó Zeidán al diario La Nación.

Para Zeidán, faltó planificación: “Los responsables del yacimiento en vez de pensar en una planificación y trabajar para sacar carbón, pensaron en hacer negocios”, dispara. Es categórico al catalogar a sus predecesores: “Robaron. Ése es el gran problema, el alto nivel de corrupción. Al yacimiento lo han utilizado políticamente para ganar elecciones y económicamente para robar”.

El último interventor de la empresa fue un histórico caudillo kirchnerista, Atanasio Pérez Osuna, hoy intendente de Río Turbio. Miguel Larregina, ex coordinador general y un histórico de la empresa, fue apartado del cargo, pero los verdaderos hilos de poder los manejó el ex ministro de Planificación, Julio De Vido. Ahora YCRT quedó bajo la órbita del Ministerio de Energía y Minería, que dirige Juan José Aranguren. “El Ministerio de Planificación es el gran responsable de todo esto. Tiene nombre y apellido”, apunta Zeidán.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Subte: paro de todas las líneas por la muerte de un trabajador electrocutado

Sucedió en los Talleres Colonia de la Línea H a las 2 de la mañana. El protagonista estaba arreglando un aire acondicionado. No se sabe cuándo se reestablecerá el servicio

Laspina sobre Ganancias: “No hay ninguna coherencia entre lo que decían antes y hacen ahora”

El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, criticó a la oposición al afirmar que “se quieren llevar por delante a un gobierno con una reforma que no hicieron durante doce años”