Política

Jorge Capitanich se arrepintió de haber roto un ejemplar de Clarín

El intendente de Resistencia se refirió a una de sus actitudes más polémicas durante su período en la jefatura de Gabinete. "Ante una circunstancia similar no lo volvería a hacer. Son acciones exacerbadas que son absolutamente contraproducentes", afirmó

capitanich clarin

El intendente de Chaco, Jorge Capitanich, confesó hoy que “no volvería” a tener una actitud similar a la que adoptó cuando rompió un ejemplar del diario Clarín en momentos que se desempeñaba como jefe de Gabinete, al tiempo que también reclamó “una autocrítica” del periodismo.

“Ante una circunstancia similar no lo volvería a hacer. Son acciones exacerbadas que son absolutamente contraproducentes. No tengo problema en afirmar categóricamente esta expresión”, manifestó el ex ministro coordinador.

En declaraciones a radio Belgrano, Capitanich expresó que “hay cuestiones que uno comete errores y lo tiene que exponer públicamente”.

Asimismo aclaró que su acción contra el diario “no fue inducida por la Presidenta (Cristina Fernández) ni por nadie. Fue una actitud de carácter unilateral que, obviamente, merece una explicación de carácter global: un jefe de Gabinete no tiene que hacer eso”.

Sin embargo, el ex funcionario kirchnerista reclamó que “dentro del periodismo” haya autocrítica “respecto del ataque a funcionarios”.

“A mí me atacaron despiadadamente con información falsa, operaciones de prensa y eso también es un dato objetivo de la realidad”, apuntó Capitanich, quien insistió en que “el periodismo y ciertos periodistas deben de tener la grandeza de reconocer sus errores”.

 

Fuente: Agencia DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gran corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados