Sociedad

Logró cazar un guanaco, pero murió desangrado al accidentarse con el cuchillo

La víctima fue identificada como Gerardo Grinkas, de 41 años, quien falleció por una lesión que le afectó la arteria femoral de la pierna derecha

guanaco

Gerardo Grinkas, un cazador de 41 años, murió desangrado luego de cazar un canguro. El hombre se accidentó con su propio cuchillo en un campo a 30 km de la ciudad de Puerto Madryn, en Chubut. L

La víctima falleció por una lesión que le afectó la arteria femoral de la pierna derecha, según informaron fuentes policiales.

LEA MÁS  Abandonaron a una nena de 2 años en un cementerio y dejaron un cartel en su espalda

El hecho ocurrió el domingo pasado en la estancia Valle Chico, cuando el hombre salió junto a su familia a cazar a bordo de una camioneta, 15 kilómetros campo adentro, informó el diario Jornada.

Grinkas le disparó a un guanaco y le dijo a la familia que lo iba a buscar. Pero como no regresaba, su mujer y las hijas volvieron al casco del campo a pedir ayuda, ya que se trata de una zona de difícil acceso.

LEA MÁS  Corte Suprema: fuerte interna, pero Rosenkrantz sería el próximo presidente

Luego de una intensa búsqueda, un peón encontró el cuerpo sin vida al otro día, desangrado con una herida provocada por su propio cuchillo en la arteria femoral, en tanto que a pocos metros había un guanaco muerto.

Según el reporte policial, el hombre se había quitado su pantalón para hacerse un torniquete, pero falleció desangrado.

LEA MÁS  Tras el escándalo por el topless en Necochea, convocan un "tetazo" masivo en el Obelisco

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Macri vuelve de España en un vuelo de Aerolíneas Argentinas

El presidente cerró su visita en España y volvió al país en un vuelo de línea de Aerolíneas Argentinas, el primero que toma desde que llegó a la Casa Rosada

macri http://www.nexofin.com/archivos/2017/02/macri-8.jpg

Declaran alerta roja por ola de calor en la Ciudad y el Gran Buenos Aires

DYN20.JPG http://www.nexofin.com/archivos/2015/02/dyn20-11.jpg

Es la máxima advertencia del Servicio Meteorológico Nacional, lo que significa que existe un riesgo “alto-extremo” sobre la mortalidad