Mundo Insólito

La tecnología llegó a la limosna: vagabundo recibe dinero a través de tarjetas de crédito

En Detroit, un hombre que vive en la calle posee junto a otras personas que se encuentran en su misma situación, un lector de tarjetas para recibir donaciones. Además, tiene un sitio web para que le envíen ofertas laborales

1

Abe Hagenston es un hombre sin hogar que desde hace siete años vive en Detroit, Estados Unidos, su particularidad reside en la forma de mendigar, ya que ahora acepta tarjetas de crédito gracias a una aplicación que utiliza en su ‘smartphone’. 

“Soy el único hombre sin hogar en Estados Unidos que puede recibir dinero a través de tarjetas de crédito” declaró el vagabundo que pese a esto sigue buscando trabajo y quiso mostrar la realidad de lo difícil que es quedarse sin nada.

Hagenston armó una organización junto a otros que se encuentran en la misma situación que él, en la que piden dinero por zonas y luego lo reparten en partes iguales. Con el esfuerzo pudieron conseguir un lector de tarjetas para que la gente pueda donar desde su tarjetas VISA, MasterCard o American Express.

No sólo en eso fue su creatividad, sino que también creó una página web para recibir ofertas de trabajo que actualiza desde una biblioteca pública.

2

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Exclusivo: Urtubey volvió a armar las valijas y se escapó con Macedo a Cuba

Fuentes que compartieron el vuelo con el gobernador salteño confirmaron a Nexofin que ambos viajaron el viernes último; días atrás, habían regresado de Punta del Este

Urtubey-Macedo-casamiento http://www.nexofin.com/archivos/2016/09/urtubey-macedo-casamiento.jpg

Tras los audios, Casanello investigará si CFK “armó” causas contra Stiuso

cristina kirchner http://www.nexofin.com/archivos/2016/11/multimedia.grande.b174c346aa4efd3e.32323032303734683736355f6772616e64652e6a7067.jpg

Esta mañana se conoció el audio de una conversación telefónica entre Parrilli y la ex presidenta donde hablan sobre supuestos “carpetazos” y “causas armadas” en contra del ex espía