Insólito

Conmoción en San Luis por un ataúd que “respondía” preguntas

Los parientes de Miguel Ángel Heredia, quien murió el sábado en Potrero de los Funes al impactar su moto contra un auto, escucharon golpes provenientes de su féretro. La explicación del fenómeno

El volcan san luis

La comunidad de El Volcán, en San Luis, se vio sorprendida el lunes pasado, cuando los parientes de Miguel Ángel Heredia, quien murió el sábado en Potrero de los Funes al impactar su moto contra un auto, escucharon golpes provenientes de su féretro.

“Como hablándole al cajón, le dije ‘estás bien primo, golpéame una vez si me escuchas´. Y respondía al golpe. Nos empezamos a mirar entre nosotros porque no podíamos creer lo que sucedía”, relató Federico Maidana, primo de Heredia.

Después de golpear algunas veces más para estar seguro y nuevamente escuchar las respuestas, Maidana decidió acudir a la Comisaría para solicitar ayuda.

Efectivos de la Subcomisaria 2ª de El Volcán pidieron a la Justicia la autorización para realizar la exhumación. Tras la apertura del cajón, que fue presenciada por personal de la Subcomisaria, en colaboración con la Comisaría Nº 33 de Potrero de los Funes, Criminalística, Bomberos de la Policía y Voluntarios, y testigos constataron que el cuerpo de Heredia estaba sin vida, en estado de descomposición.

La explicación, tras averiguaciones a forenses y en casas fúnebres, la dio la jueza del Crimen Nº3 Virginia Palacios. Según se informó, lo que ocurría era que los ruidos provenían de gases de putrefacción.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Quisieron estar pero sin fotos: Massa y Redrado, en la gala de Trump

El líder del Frente Renovador fue invitado personalmente por Rudolph Giuliani, jefe de asesores para seguridad e inteligencia del nuevo gobierno

0121massaredradog http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/0121massaredradog-1.jpg

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas