Negocios

Webcam, el creciente negocio de las chicas porno

Cientos de sitios ofrecen un chat en vivo con hermosas exponentes del porno, por un costo semejante al precio antiguo de una película de este tipo

webcam_girl

Tras décadas del modelo tradicional de filmar pornografía y venderla como producto, las estrellas de la industria del entretenimiento para adultos empiezan a mudarse a un mercado que tiene beneficios tanto para ellas como para los consumidores: las webcam.

Cientos de sitios ofrecen un chat en vivo con hermosas exponentes del porno por un costo semejante al precio antiguo de una película porno, pero en este caso son 5 o 10 minutos de experiencia directa.

LEA MÁS  Capital: cuáles son los barrios con mayores subas

Stefano Schirato, un fotógrafo italiano, reveló que Happy Studios, por ejemplo, le paga a sus 15 estrellas unos 30.000 euros por mes por este servicio.

Sitios como MyFreeCams (MFC) cuentan con alrededor de 100.000 performers diferentes, lo que ayuda a ofrecer una enorme variedad para una clientela de más de 1 millón de usuarios registrados.

LEA MÁS  El "truco" de magia de los abuelos que se convirtió en una graciosa broma viral

El documentalista Sean Dunne creó el filme “Cam Girlz” para mostrar el nuevo fenómeno de la industria porno. Según puede verse, los clientes que miran webcamers en MFC o sitios como LiveJasmine son asiduos, aunque existen nuevas leyes en USA que ponen como causal de divorcio gastar mucho dinero en este mundo de internet.

LEA MÁS  Siempre puede ser peor: así viajan en el subte de Tokyo en hora pico

El trailer del film:

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero