Curiosidades

Conocé al Conde Branca, rey del fernet

Heredero de un título de nobleza que dio un Papa, Niccoló Branca dirige la más argentina de las empresas italianas. Cuenta la historia del fernet y revela algunos (no todos) de sus secretos

Niccolo-Branca-Tortuguitas

Diluvia en Tortuguitas. El Niño descarga toda su furia y una cortina de agua cubre el edificio de la moderna planta de elaboración de una de las bebidas preferidas de los argentinos: el fernet. Y para ser más precisos, del fernet con cola. Un fenómeno que arrancó hace varios años en la provincia de Córdoba al ritmo del cuarteto y que luego se expandió a todo el país. Boliches de moda incluidos.

Luego de una leve espera, aparece el conde Niccolò Branca, quinta generación al frente de la empresa familiar Fratelli Branca. De visita en la Argentina, vino a participar de los festejos por los 170 años de la compañía que hoy es un símbolo italiano. Una historia que nació en Milán, en 1845, de la mano de il signore Bernardino Branca, un boticario que, como un alquimista, comenzó a combinar hierbas para hacer una bebida que facilitara la digestión. Mucha agua (o fernet, mejor dicho) pasó debajo del puente desde entonces. El grupo creció. La marca se instaló y globalizó y hoy por hoy se bebe en 160 países alrededor del mundo.

La relación de la Argentina con el fernet es muy particular. La primera fábrica instalada fuera de Italia fue en Buenos Aires, en el barrio de Parque de los Patricios. En el año 2000, la empresa mudó sus instalaciones a Tortuguitas. Instalada con maquinarias y tecnología de punta, aquí se producen hoy unos cincuenta millones de litros al año. La mayoría, el 90%, se consume en el país y el diez por ciento restante se exporta. Para que se entienda la importancia de la Argentina en los números de Fratelli Branca, en Italia la producción es de 15 millones de litros.

Delgado, de impecable saco y pantalón azul, corbata al tono, anteojos, y prolija barba, el conde Niccolò Branca (el título nobiliario se lo dio a la familia el Papa Pío XI en 1930 y él lo heredó) lleva muy bien sus cincuenta y largos años. Al frente de una empresa que trasciende lo familiar, relajado a pesar de la lluvia intensa que no dio respiro en todo el día y de una reunión pendiente en pocas horas en la Embajada italiana, a lo largo de la charla verterá conceptos, analizará el mundo fernet. Dirá que una de las claves del éxito empresarial es ser “actuales en el tiempo. El fernet es un producto de 170 años, tiene mucho valor en el mundo. Lo que arrancó como una fórmula secreta, con una selección de hierbas, que nació como medicinal, hoy, con la misma calidad, se actualizó. Se puede mixear en cócteles o tomar como aperitivo. Y esto es porque ha mantenido una buena propuesta original. Permanece porque somos actuales. Lo mismo que sucede con una buena música, una buena ópera.”

Al por qué esa bebida, que nació como un amaro, con intenciones medicinales, se transformó en un fenómeno en el país no le encuentra “una explicación lógica”: “El fernet ya es parte de la cultura argentina. Es argentino a nivel masivo porque ustedes han hecho del fernet con cola un producto bandera, un invento con mucho suceso”. Para lograr esta simbiosis que existe con la Argentina, considera que mucho tuvo que ver la inmigración italiana que llegó a estas pampas y que por eso decidieron que se empezara a fabricar y producir aquí a principios del siglo pasado.

Con una fórmula secreta que poquísimos conocen en su totalidad, el Conde apenas esboza que permanece inalterable desde su creación, en 1845. Es una mezcla de hierbas. El secreto es propio del dosaje de cada una de ellas. El proceso de elaboración es lento y complejo. Las materias primas (hierbas, flores, frutos, cortezas y raíces) llegan desde los cinco continentes. Algunas de esas materias primas son molidas, para luego extraerles sus aromas, sabores y principios activos que formarán parte del fernet. Luego hay variados procesos de extracción. En algunos se utilizan agua a diferentes temperaturas y en otros alcohol o mezclas de alcohol y agua. De esta manera van naciendo diferentes semielaborados; a medida que avanza el proceso, algunos se van reagrupando con otros, formando nuevos. Luego, se mezclan en tanques especiales, incorporando la cantidad justa de alcohol y de agua. Es en este momento cuando “nace” el fernet, pero antes debe reposar un año en cubas y toneles de roble de Eslavonia para iniciar una lenta maduración. Así, en reposo, experimentará modificaciones hasta alcanzar el sabor y el aroma propio del fernet. Luego de un filtrado, se inicia su embotellamiento. Ya cumplido el período de maduración, llega a los consumidores.

Ahora, ¿por qué se llama fernet? Explica el Conde: “Es una palabra imprecisa. La leyenda dice que viene de un vocablo milanés. Se usaba un hierro caliente para mezclar las hierbas. Hierro caliente se dice ferro neto y ahí hay una derivación. También hay otra leyenda que dice que había un dottore que se llamaba Fernet. Todo es parte de la leyenda.”

A lo largo de sus 170 años de historia, los afiches de la empresa son una marca registrada. Pioneros en contratar artistas para que realizaran los carteles publicitarios que comunicaban la imagen de la compañía, también organizan Arte Unico, un concurso en el que ilustradores de todas partes presentan sus trabajos. El ganador será el afiche de la compañía ese año. Al respecto, Niccolò Branca dice: “En los años 1892/93 se empezó a trabajar con artistas para que realizaran publicidades para el mercado internacional. Ahí fue cuando se decidió que un águila fuera la imagen representativa de la marca. Se eligió un animal auténtico, fuerte, que guarda lejanía.” También destaca el trabajo que hacen los bartenders para la compañía: “El aporte es muy grande porque usan el fernet para hacer cócteles; es un reconocimiento a la calidad y la bondad de nuestro producto. Le da otro valor”.

¿Y al final, cómo se bebe? ¿Solo, con hielo, con cola, en tragos? Responde el Conde: “La Argentina ha enseñado a tomarlo con cola. El año pasado, en la Expo Milán, aceptaron esta variante. También se bebe Branca Sour, como el cóctel. O solo. O con hielo. Todo esto habla de la versatilidad del producto”.

Fuente: Clarín

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Encuentran más sobreprecios en viajes al exterior de CFK por 1.200.000 dólares

Aparecieron más facturas apócrifas que inflaron gastos en giras hechas durante 2013 y 2014

Macri confía en que los gobernadores frenen el “zafarrancho” de Ganancias

A pesar de encontrarse descansando en este fin de semana largo, el presidente habló de política y disparó contra el proyecto de Ganancias del kirchnerismo