Salud

Consejos para mantener los dientes, la lengua y las encías limpias

Para una correcta higiene bucal y así evitar caries y halitosis, los siguientes tips serán de gran utilidad

higiene-bucal

La salud bucal es muy importante y para eso se necesitan adquirir determinados hábitos en lo que respecta a higiene dental. A continuación, daremos algunos consejos a tener en cuenta para mantener la boca en el mejor estado, aunque esto no reemplaza una visita regular al odontólogo. 

En primer lugar, no sólo los dientes deben estar limpios, sino también las encías y la lengua, por eso al cepillarse también se debe contemplar la línea de las encías para fortalecerlas. El cepillado con dentífrico con flúor debe ser durante al menos tres minutos, tres veces por día, y hacerlo con movimientos cortos, suaves y elípticos.  Se recomienda no esperar más de 15 minutos luego de comer para realizar el cepillado.

LEA MÁS  Presión arterial: cómo bajar dos puntos con cierta facilidad

También puede usarse hilo dental o cepillos interproximales para los huecos más difíciles de acceder.

Utilizar enjuagues con colutorio para proteger la boca de las bacterias y tener un aliento fresco.

En caso de no poder lavar los dientes, beber agua y masticar chicles sin azúcar para aumentar la salivación y disminuir el nivel de acidez que se produce después de las comidas.

LEA MÁS  Cómo evitar las recaídas en el tabaco

Cambiar el cepillo cada tres meses y acudir al dentista al menos una vez al año.

Una dieta equilibrada, que evite golosinas y gaseosas con azúcar, además de dejar el cigarrillo, colaboran a mantener una buena salud.

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero