Deuda externa

El Gobierno sale al mercado: buscará captar u$s 1.000 millones a una tasa inferior al 8%

Se trata de una ampliación del Bonar 2020. En abril último, el por entonces ministro de Economía, Axel Kicillof, había emitido con una tasa del 9%, por lo que la nueva gestión buscará reducir la misma

dolares

El Ministerio de Economía informó hoy que ampliará en por lo menos mil millones de dólares la emisión de Bonos de la Nación Argentina (BONAR) en dólares, con vencimiento en 2020, a una tasa del ocho por ciento anual. 

Si bien el comunicado oficial no hace referencia a la tasa que usará para financiarse, el economista Pablo Wende reveló desde su cuenta en la red social Twitter, que la misma buscará ser inferior al 8%. Esta marca es menor al 9% de interés que pagó el Gobierno en abril del 2015, cuando Axel Kicillof era ministro de Economía.

LEA MÁS  Oficializan prórroga del programa Ahora 12 y Ahora 18: agregan 3 y 6 cuotas sin interés

A través de un comunicado de prensa, la Secretaría de Finanzas señaló que esta ampliación se realizará a través de licitación pública el 20 de enero próximo e invitó a los “tenedores del Bono de la Nación Argentina en dólares estadounidenses BONAR X” con una tasa del siete por ciento a canjearlos por el BONAR 2020.

La licitación es convocada en principio por mil millones de dólares, con la posibilidad de ampliar ese monto, y la recepción de oferta se realizará hasta las 15 del 20 de enero. Además, se indica que los tenedores del BONAR X que los canjeen por los BONAR 2020 recibirán en efectivo “los intereses devengados por los BONAR X a la fecha de liquidación de la operación de canje”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Julio De Vido: explican los motivos por los que no va a la cárcel

El ex ministro de Planificación kirchnerista está procesado en la Justicia. De todas formas, su libertad no está en riesgo

dev http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/dev.jpg

Robo a la base de inteligencia de Gendarmería: querían sacar datos judiciales

robo http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/robo-2.jpg

El hecho es el último capítulo de una guerra de espías en la que se disputa poder, influencia sobre los funcionarios y, por supuesto, dinero