Policiales

Dato decepcionante: desde 2013, se fugó un preso por día de las cárceles de Provincia

Del total de los detenidos que se escaparon desde 2013, 27 correspondieron a fugas de delincuentes muy peligrosos alojados en penales de alta seguridad

carcel-penal

La fuga de Víctor Schillaci y los hermanos Martín y Cristian Lanatta del penal de General Alvear dejó al descubierto un dato alarmante: en los últimos tres años se fugaron 1198 presos de alcaidías y cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

La cifra da cuenta que que cada día un preso eludió los controles penitenciarios en la provincia de Buenos Aires.

Los datos mencionados son oficiales y le fueron revelados al diario La Nación por el gobierno de María Eugenia Vidal.

“Heredamos un sistema penitenciario quebrado. Si bien hay fugas, lo cierto es que no son todas tan impresionantes como la que ocurrió con Schillaci y los hermanos Lanatta. Técnicamente, se las pueden dividir en fugas que ocurren dentro del penal y en evasiones que suceden extramuros, cuando un recluso quiebra la confianza otorgada por un beneficio judicial”, indicó un colaborador del ministro de Justicia, Carlos Mahiques.

Del total de los detenidos que se escaparon desde 2013, 27 correspondieron a fugas de delincuentes muy peligrosos alojados en penales de alta seguridad; 366 fueron fugitivos que huyeron de cárceles que tienen régimen semiabierto y 805 fueron presos que, teniendo algún beneficio (como las salidas transitorias), aprovecharon la oportunidad para escapar, de acuerdo a lo publicado por el citado matutino.

Las cárceles bonaerenses tiene 32.507 presos y 19.400 uniformados encargados de la custodia. Según la fuente oficial, en la provincia hay sobrepoblación carcelaria. “Muchas unidades penales están en muy mal estado y los presos están hacinados”, agregó el informante de la cartera de Justicia.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia