Fuga de presos

El día después de la captura: pasaron a retiro a siete comisarios de la Policía Bonaerense

La decisión la tomó el ministro de Seguridad de la Provincia, Cristian Ritondo, en medio de sospechas por posible colaboración de algunos jefes policiales con los tres prófugos

DYN24.JPG

El Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires dispuso hoy el pase a retiro activo obligatorio de siete comisarios generales que integraban la cúpula de la Policía bonaerense y estaban a cargo de Superintendencias de Seguridad, Seguridad Vial y Suministro.

De esta forma, el ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, dispuso el reemplazo de siete comisarios generales de distintas áreas. 

Los desplazados fueron el comisario general Miguel Ángel Maccario, a cargo de la Superintendencia de Seguridad de San Martín-Tres de Febrero; el comisario general Oscar Eduardo Terminiello, superintendente de Seguridad Interior Centro; el comisario general Gabriel Alejandro Lamónico, superintendente de Seguridad Interior Sur; y el comisario general Miguel Ángel Alanís, superintendente de Seguridad Oeste.

La lista de retiros se completa con el comisario general Claudio Marcelo Blanco, a cargo de la Superintendencia de Seguridad; el comisario general Claudio Alejandro López, director provincial de Suministro; y el comisario general Rubén Alberto Lobos, responsable de la Superintendencia de Seguridad Vial.

Estos cambios se produjeron tras la captura de los prófugos del triple crimen, los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillaci, que dejaron al descubierto sospechas en torno al manejo de la policía y la presunta protección en la zona de Quilmes.

DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados