Polémica

¿Qué pasó?: confuso episodio con los empleados de la Casa Rosada

Aproximadamente a las 7, cuando el personal debía empezar a ingresar por las puertas de Balcarce 24, el personal a cargo de la seguridad les informó que debían estar inscriptos en un listado para poder ingresar

casa rosada

Varios empleados con oficinas en la Casa Rosada se encontraron ayer con una sorpresiva medida que les demoró el ingreso, en medio de los despidos y la revisión de contratos que emprendió el gobierno nacional en varias áreas del Estado para detectar “ñoquis”.

Aproximadamente a las 7, cuando el personal debía empezar a ingresar por las puertas de Balcarce 24, el personal a cargo de la seguridad les informó que debían estar inscriptos en un listado para poder ingresar, en función de un “cambio de procedimiento” que impulsaba el nuevo Gobierno.

El hecho produjo que los empleados no pudieran entrar a sus oficinas, la mayoría, del Ministerio del Interior y de Jefatura de Gabinete, que son las dos dependencias con mayor cantidad de trabajadores en la Casa Rosada.

Después de que intervinieran los responsables de cada área y ante el tumulto de empleados que se había generado, cerca de las 7.45 se habilitó el ingreso como se hace habitualmente, mediante huella digital.

La situación generó preocupación entre quienes se vieron demorados, por la incertidumbre acerca de sus puestos laborales. Sucede que cuando empezaron a corroborar los nombres de los empleados en las listas, el personal de seguridad se dio cuenta de que faltaban anotarse áreas completas.

Desde el Gobierno no dieron información oficial. Sólo explicaron que luego de los contratos que no renovaron están instrumentando un nuevo sistema de ingreso.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia