Fuga de presos

Para la abogada de Schillaci, la familia fue amenazada para que no digan que no se trató de una fuga

Elizabeth Gasaro afirmó además que nadie de la familia tuvo contacto con Víctor desde su salida del penal de General Alvear, y que temen de que aparezca sin vida

victor_schillaci

Elizabeth Gasaro, abogada de Víctor Schillaci, uno de los tres prófugos condenados por el triple crimen de General Rodríguez, aseguró hoy que la familia recibió en los últimos días amenazas de muerte para que dejen de decir que el escape no se trató de una fuga. 

“Desde hace días que vienen amenazando a la familia. Franco (Schillaci, hermano de Víctor y detenido por presunta participación) lo manifestó en una nota, le dijeron que si seguía hablando e insistiendo en que esto no era una fuga, le iban a matar a toda la familia”, aseveró.

En declaraciones a Radio 10, la abogada afirmó además que nadie de la familia tuvo contacto con Schillaci desde su salida del penal de General Alvear, y que temen de que aparezca sin vida.

“Ese es el miedo que tuvimos siempre desde el principio. Ellos denunciaron siempre muchas circunstancias irregulares y amenazas que sufrieron durante muchos momentos. Si a eso le sumamos los días de fuga y los enfrentamientos que tuvieron, pone todo mucho más sensible”, sostuvo.

Por último, aseguró que le sorprende “muchísimo” que después de 12 días las fuerzas de seguridad no hayan podido recapturar a los evadidos, aunque afirmó que espera “novedades” luego del fuerte operativo que desde ayer se lleva adelante en la provincia de Santa Fe.

Fuente DyN

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Impunidad: dos años de la denuncia de Nisman y sigue todo sin resolución

El fiscal construyó su acusación contra el gobierno de Cristina Kirchner, a partir de 40.000 escuchas telefónicas, pero no incluyó todas en el documento

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/nisman-2.jpg

Grave y millonaria denuncia contra la obra social OSDE

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/osde2.jpg

La empresa Swiss Medical presentó un reclamo ante la Superintendencia de Salud. La maniobra habría comenzado en 1989 y se extendió durante 22 años