Salud de los Famosos

Operaron al ex presidente Fernando De la Rúa y “está muy bien”

El ex mandatario, de 78 años, fue sometido a una intervención quirúrgica en el Instituto de Diagnóstico y Tratamiento por una afección en su vejiga. Su abogado confirmó que está internado en terapia intensiva, pero bien de salud

de la rua

El ex presidente Fernando de la Rúa se encontraba internado esta mañana en el Instituto Argentino de Diagnóstico y Tratamiento (IADT), en el barrio porteño de Recoleta, donde fue operado el lunes por un pólipo en la vejiga, informó su abogado Jorge Kirszenbaum.

“El doctor De la Rúa salió de una operación de pólipo en la vejiga. Una operación exitosa. Está muy bien, está convaleciente y en terapia intensiva”, confirmó el abogado en diálogo con radio Belgrano. El ex mandatario, de 78 años, fue intervenido quirúrgicamente en el sanatorio ubicado en la calle Marcelo T. de Alvear 2439, donde se encuentra alojado en una habitación en terapia intensiva, acompañado por su mujer y sus hijos, a la espera de que en las próximas 24 o 48 horas sea trasladado para “ir a sala común”.

De la Rúa fue intervenido quirúrgicamente el lunes en el marco de un procedimiento “programado” por el equipo médico que asiste al ex mandatario a partir de los resultados obtenidos en “los chequeos médicos que se venía realizando”.

Según detalló Kirszenbaum, el procedimiento fue “exitoso” y que el estado de salud del ex presidente se encuentra “dentro de los parámetros normales” con los malestares “propios de cualquier operación”. El centro asistencial no brindó información sobre el estado de salud del ex mandatario al señalar que la familia del paciente no dio autorización para divulgar el parte médico.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Gran corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados