Triple Crimen

Uno de los policías baleado por los prófugos “se despertó, pero aún no habla”

Fernando Pengsawath, de 22 años, despertó hoy en la clínica Fitz Roy después de ser intervenido por las heridas de bala en el abdomen que causaron los tres prófugos

policias heridos

Fernando Pengsawath, uno de los policías baleados en el ataque perpetrado presuntamente por los prófugos condenados por el triple crimen de General Rodríguez, despertó hoy después de sus intervenciones en la clínica Fitz Roy, en Villa Crespo.

“Por ahora hay que esperar, más adelante se va a poder decir como está”, comentó uno de sus hermanos a Clarín. “Los doctores dijeron que tendría para dos o tres meses de recuperación en esta clínica”, agregó. 

El suboficial de 22 años fue baleado el sábado en la ruta 20, en las inmediaciones de la ciudad de Ranchos, y presentaba hoy “fallos multiorgánicos” con “pronóstico reservado” para su salud, según el parte médico oficial.

Uno de los hermanos de Fernando comentó a Clarín que el joven “se despertó pero aún no habla”. “Los médicos no agregaron nada al parte que se hizo hoy”.

Al mediodía, desde la clínica se informó que tenía “heridas de arma de fuego en abdomen, con múltiples lesiones en vísceras y asistencia médica respiratoria mecánica. Presenta fallos multiorgánicos, con parámetros vitales más estables, aunque con pronóstico reservado”.

Los familiares informaron que mañana a las 10 horas habrá una conferencia de prensa para actualizar la información sobre los heridos. La otra víctima del ataque, la agente Lucrecia Yudati, de 33 años, se encontraba “estable”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

Ganancias: los gobernadores, en pie de guerra contra el proyecto opositor

Sin importar los signos políticos ni simpatías con la Casa Rosada, los mandatarios provinciales salieron a defender sus cajas que se verían menguadas