Triple Crimen

Fuga de presos: un médico vinculado al Triple Crimen en la mira

Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci habrían ido a Ranchos a ver a un médico, que tendría vínculo con el triple crimen y con Veramendi, el intendente K del distrito

DYN11.JPG

Por lo bajo, los vecinos de Ranchos, el pueblo cabecera del Partido de General Paz comentan que el vínculo de los condenados por el triple crimen con su pueblo podría venir a través de un médico quilmeño, ahora radicado en el partido de General Paz. El profesional, que habría participado de la campaña política del actual intendente Juan Carlos Veramendi, habría tenido alguna relación con las pericias de los cuerpos de Forza, Ferrón y Bina.

LEA MÁS  En un campo de Santiago del Estero “llovieron” 450 kilos de cocaína

Veramendi  gobierna los destinos de General Paz desde 1983, con la interrupción de un solo mandato, en el que se desempeñó como legislador provincial. Fue menemista, duhaldista y más tarde, kirchnerista.  De alto perfil y fuerte personalidad, maneja el municipio con las características de un caudillo. Hace unos años, desde el programa de TV Día D, de Jorge Lanata, se lo relacionó con el manejo irregular de pensiones y jubilaciones.

LEA MÁS  La doble vida del anestesista: trabajo con alcohol, drogas y desbordes

Otro rumor que corre las calles de Ranchos, es que los prófugos habrían hecho contacto en la cárcel con un ex convicto que tendría campos en la zona, y a quién habrían acudido ahora en busca de auxilio.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Macri vuelve de España en un vuelo de Aerolíneas Argentinas

El presidente cerró su visita en España y volvió al país en un vuelo de línea de Aerolíneas Argentinas, el primero que toma desde que llegó a la Casa Rosada

macri http://www.nexofin.com/archivos/2017/02/macri-8.jpg

Declaran alerta roja por ola de calor en la Ciudad y el Gran Buenos Aires

DYN20.JPG http://www.nexofin.com/archivos/2015/02/dyn20-11.jpg

Es la máxima advertencia del Servicio Meteorológico Nacional, lo que significa que existe un riesgo “alto-extremo” sobre la mortalidad