Triple Crimen

Dos policías resultaron heridos por los prófugos del Triple Crimen

Se trata de Fernando Pengsawath, de 22 años, quien recibió un disparo en el abdomen, y Lucrecia Yudati, de 33 años, baleada en una pierna

policias heridos

Uno de los policías heridos por los tres prófugos del triple crimen de General Rodríguez en una ruta cercana a Ranchos, provincia de Buenos Aires, tiene 22 años y se recibió hace un año, mientras que el otro es una agente de 33 años.

Lucrecia Yudati y Fernando Pengsawath están internados en la clínica Fitz Roy, del barrio porteño de Palermo, adonde son asistidos por las heridas de bala sufridas durante el ataque cometido por los tres prófugos del triple crimen de General Rodríguez en la ciudad de Ranchos.

Yudati, de 33 años, fue trasladada en la mañana desde el hospital de Chascomús, producto de las heridas de escopeta en las piernas.

En tanto, Pengsawath (22) recibió un disparo en el abdomen, aparentemente con un fusil tipo FAL, por lo que fue operado en el mismo centro de salud bonaerense. Pasadas las 13, llegó a la clínica porteña en una ambulancia tras ser trasladado también en helicóptero, en estado estable pero crítico.

Ambos fueron atacados a las 3.40 cuando realizaban un control vial en la ruta provincial 20, a tres kilómetros de Ranchos, por los ocupantes de una camioneta Ford Ranger, doble cabina, de color gris.

Según las autoridades bonaerenses, se trata de Víctor Schillaci y los hermanos Cristian y Martín Lanatta, los condenados a prisión perpetua por el triple crimen de General Rodríguez que el domingo pasado se fugaron del penal de General Alvear.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Mauricio Macri trató de “impostor” a Massa y dijo que confía “en los gobernadores”

El presidente volvió a cuestionar que el diputado nacional haya sido uno de los impulsores del proyecto opositor de reforma del impuesto a las Ganancias

Tragedia del Chapecoense: detuvieron al hijo de uno de los dueños de LAMIA

Gustavo Vargas Villegas fue detenido en Bolivia por otorgarle a la compañía de su padre un permiso “indefinido” para la matrícula del avión