Presupuesto bonaerense

Cristina prometió y no cumplió: “Nunca vamos a dejar un gobierno sin presupuesto”

En una de sus últimas apariciones aseguró que no lo haría porque "impacta en los de más abajo, los más vulnerables". Sin embargo, el FpV dejó esta mañana sin presupuesto al gobierno bonaerense

Cristina Kirchner

Una de las últimas promesas de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se rompió esta mañana cuando el bloque del kirchnerismo dejó sin presupuesto para el 2016 a la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal.

“No vamos a dejar nunca un gobierno sin presupuesto”, manifestó la ex mandataria el 25 de noviembre pasado, cuando encabezó un acto por la remodelación y expansión del Hospital Posadas junto a Daniel Scioli, Carlos Zannini, Axel Kicillof y Aníbal Fernández.

Tres días después de la victoria de Mauricio Macri, Cristina aseguró: “Quedensé tranquilos que no vamos a hacer las cosas que nos han hecho a nosotros. Vamos a colaborar con lo que viene, no vamos a dejar nunca un gobierno sin presupuesto como me tocó a mí en 2010”.

En ese entonces, la ex presidenta reconoció las consecuencias negativas que provoca dejar a un gobierno sin esa ley. “Sabemos de las responsabilidades de gobierno, que cuando no se cumplen, no impactan en los ricos, sino en los de más abajo, en los más vulnerables”.

Sin embargo, parece que las palabras se las llevó el viento. Según denunció el PRO esta mañana, habría sido la propia Cristina Fernández de Kirchner quien ordenó desde Santa Cruz al jefe bloque de diputados bonaerenses del kirchnerismo, el camporista José Ottavis, que haga caer la sesión donde se trataría el presupuesto y el pedido de endeudamiento de Vidal.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

Ganancias: los gobernadores, en pie de guerra contra el proyecto opositor

Sin importar los signos políticos ni simpatías con la Casa Rosada, los mandatarios provinciales salieron a defender sus cajas que se verían menguadas