Política

Analista sostiene que existe un acuerdo para no tocar a Cristina Kirchner

El consultor político Carlos Fara sostuvo en una entrevista que existe un pacto entre el nuevo Gobierno y el kirchnerismo: “Con la economía hacé lo que quieras, metélo preso a Boudou, metélo preso a Jaime, inclusive hasta alguno más, siempre y cuando no toquen a la reina”

cristina-kirchner1

En una entrevista con el Informador Público, el analista político Carlos Fara afirmó que existe una especie de acuerdo entre el macrismo y el kirchnerismo para dejar fuera de los tribunales a Cristina Kirchner.

La no divulgación por parte del oficialismo de la desastrosa realidad nacional que heredaron, las encuestas dadas a conocer por Durán Barba sobre la intención de la gente sobre “ver presa a Cristina Kirchner” y otros argumentos del analista dan cuenta de que, para mantenerse fuera de Comodoro Py, la ex presidenta se vio obligada a negociar con el frente Cambiemos.

La entrevista completa:

CAT: Ya se están dando las primeras confrontaciones en la calle, por supuesto rigurosamente organizadas. Tenemos también las primeras tomas de distancia de los sindicalistas, que tienen sus complicaciones. Y después ahí, toda una incógnita acerca de a dónde va a parar lo que se está descubriendo debajo de la alfombra, qué va a pasar con las auditorías, qué va a pasar cuando empiecen a saltar uno por uno los nuevos casos de corrupción. Digo los nuevos, porque los viejos los dejo aparte.

CF: Hoy Clarín le reclama una auditoría al Gobierno, en la editorial, y eso tiene todo que ver con una decisión muy clara que ya está muy expuesta en varias notas respecto de la decisión de no hacer referencia a la herencia recibida, por el tema del clima. Además, el propio Jaime Durán Barba participó, como funcionario, de un Gobierno que tuvo que hacer un ajuste y dolarización en el Ecuador. Entonces ahí existe una gran preocupación, porque fue duro y luego, a partir de eso, se tuvieron que ir.

CAT: ¿De qué Gobierno estamos hablando?

CF: Del de Mahuad; él era una especie de jefe de gabinete.

CAT: Y le explotó y tuvieron que renunciar.

CAR: Sí; no hubo manera. Fue un corralito; fue una cosa importante. Tenemos que tener en cuenta que acá hay una opinión pública que sufre por un lado lo que yo llamo el efecto 2,6. Esto es, que la elección salió lo suficientemente pareja como para tener que cuidar qué hacen. Me parece que, además, quieren dejar las medidas antipáticas para después de año nuevo: la reducción de subsidios, el tema de despidos.

CAT: Ahora, si esto se prolongara para después de las vacaciones, me parece que lo que el Gobierno perdería el impulso.

CF: Sí; además, por el otro lado, vos sabés que si hacés una auditoría tarde después es más difícil decir que era del otro y no tuya.

CAT: Bueno, acá hay un caso -y te lo menciono-: se dijo hasta el cansancio y, por supuesto, todos lo admitimos en base a los economistas confiables, que el Banco Central estaba con las reservas casi extinguidas, pero todavía no se dieron los números.

CF: Claro, totalmente, porque ahora pareciera que el problema era muy sencillo, ¿no? Al final, era cambiar los swap, llamar a los bancos para que pusieran un poco de plata, hacer una devaluación razonable para que los cerealeros liquiden, y no más, por lo menos, ahí estaba la historieta, ¿no? No había mucho drama. Ahora el dólar ha bajado y hay que sostener al dólar. Acá primero todo parece muy sencillo; solamente había que cambiar el Gobierno. Pero no es muy sencillo, porque todos saben que el problema que les dejaron es bastante más complicado. Entonces me da la impresión de que ellos creen que no pueden dar malas noticias porque la gente no termina de comprender la magnitud del problema y que, por lo tanto, quieren dejar pasar un tiempo como para que después se generen las condiciones en las cuales tendrán que hacer un ajuste duro. Lo que pasa que, si ellos no están vendiendo eso de entrada, acá empieza a haber un problema, porque ellos no lo van a poder vender mucho más adelante.

CAT: No. Después acá hay otra cosa, para decirlo groseramente, si no ruedan las cabezas rápido, después ya no sirve.

CF: Sí, estoy de acuerdo. Y después, tener en cuenta que hubo una declaración hoy de Jaime importante con respecto al tema de Cristina, respecto de que la gente no cree que ella deba ir presa y ese tipo de cuestiones. Entonces, me parece que ahí tienen un temita importante que les va a costar un poquito. Me parece que hay una cuestión donde ellos ya tienen cerrado ese tema y no lo quieren levantar y eso me parece que tarde o temprano algún ruido les va a generar.

CAT: Vos no hiciste una encuesta, pero ¿qué pensás sobre esto?

CF: No, bueno, primero a mí no me llama la atención, porque me parece que efectivamente la gente dice: “hay que combatir muchas cosas y por ahí no me la banco mucho a ella, pero una vez que cambien el clima, ¿que sé yo?, ¿viste?” Al final, por ahí hay una parte del público, pero que no es la mayoría, que la querría ver a ella presa. Yo siempre sostuve que no creo que ella vaya a ir presa; creo que ella tiene los resortes para garantizarse ese resultado. Y me parece que parte del acuerdo es: “con la economía hacé lo que quieras, metélo preso a Boudou, metélo preso a Jaime, inclusive hasta alguno más, siempre y cuando no toquen a la reina.”

CAT: ¿Vos decís que la sociedad, en general, interpreta que la magnitud de la corrupción en doce años, como lo que fue, fue y pasó lo que pasó?

CF: “Y bueno -dice mucha gente- no fue el primero ni el último Presidente o Gobierno con nivel de corrupción.” Me parece que tampoco les parece simpático, pero tampoco hay ánimos de revolver tanto como para que la cosa sea complicada. Me da la impresión de que sí hay una parte de la sociedad que la quiere matar, que la querría ver presa, etc. Y este sector cree que Mauricio la va a meter presa y yo creo que Mauricio no la va a meter presa porque, además, por las dudas, eso implicaría una declaración de guerra que vos sabés dónde empieza y no sabés dónde termina. Así que me parece difícil que eso ocurra. Me parece que se van a concentrar en lo económico, que van a tratar de dejar algunas noticias para el primero de enero o para después de enero, de manera que caiga en medio de enero y febrero, cuando la gente lo siente menos y después creo que tienen una inercia que va a ser difícil de manejar. Primero, están manteniendo el dólar bajo por el tema del mercado futuro; están emitiendo mucho, porque no les queda otra para manejar la inercia del gasto público y después hubo un debate importante internamente con respecto al tema del tamaño del ajuste, cómo despedir gente, etc. Ganó la posición moderada, no la posición radical, y se recortaron algunas cabezas. Me parece que, en general, está ganando la cautela contra los jacobinos y la heterodoxia contra la ortodoxia. Ésa es la sensación que tengo.

CAT: Ahora, cuando vos hablás de los jacobinos y los moderados, ¿qué cabezas tenés a mano?

CF: No tengo los nombres; sé las discusiones que se están dando pero no se exactamente quien representa cada posición. Por lo menos por ahora, no lo veo tan visible, tan identificable.

CAT: Prat Gay evidentemente pertenecería a una versión moderada.

CF: Sí, daría la impresión, y además, conociéndolo a Alfonso, creería que sí.

CAT: Y esta discusión recién empieza, pero se va a dar todos los días en todos los temas.

CF: Sí, recién empieza y, además, que vayan cubriendo el Gobierno, ¿no? Porque hay cargos que todavía casi ni siquiera tomaron posición.

CAT: Incluso en la Ciudad, donde todos dicen que ya está todo aceitado y dominado, hay retraso en las designaciones.

CF: Sí, sí. Inclusive yo conozco el caso de una persona que era vocero de un ministro y que me dice: “estoy peor que si hubiéramos perdido, por la incertidumbre de no saber a dónde voy a ir a parar”. Un tipo profesional de muchos años y que no es un pibe.

CAT: Hay gente que tiene mucha experiencia, que le aconseja a Macri que a los funcionarios que administran organismos o áreas importantes y que no son políticos no sólo no hay que echarlos sino que hay que dejarlos hasta después del primero de enero para que tengan que hacer rendición de cuentas de todo el año completo y se vean obligados a firmar informes de gestión absolutamente inexcusables, o sea, no es que lo echamos entre gallos y medianoche y el tipo no puede excusarse en que no pudo informar porque le faltan elementos. Están aconsejando eso: que a muchos los dejen para que no puedan eludir las explicaciones.

CF: Sí, buen punto; y mucho mas allá de eso, también hay grupos, como equipos, que dejaría que sigan, por lo menos hasta que finalmente quede clarificado a quiénes van a poner. Por ejemplo, la Comisión Nacional de Energía Atómica no tiene referente; por ahora sigue el equipo que está, hasta que designen a alguien, pero todo mucho más moroso. Se está llevando todo con la cautela que mencionábamos antes; no están cortando cabezas tan pronto. Creo que lo están tomando con mucho cuidado.

CAT: Sí, claro, porque se encontraron con que obviamente no existe un movimiento de oposición orgánico; existen actos de oposición. Entonces, eso les permite hacer ese juego tan extraño de actuar lentamente, que yo no sé en realidad para cuánto da.

CF: Mientras tengan agenda, no hay problema; el problema es cuando no tengan agenda. Ésa es parte de la cuestión. Yo digo que acá lo económico era lo urgente. Luego va a venir el tema seguridad. porque es la otra gran demanda.

CAT: Bueno, ahí tenés otro gran problema y es que vos hoy no tenés mucho más que ofrecer que lo que ofrecía antes el kirchnerismo, pero ahora más en serio. Me refiero a que acá un plan verdadero de seguridad significa decirle a la gente que tiene que esperar 4 ó 5 años, lo cual no tiene ningún sentido político, porque la gente te va a decir: “yo no voto para esperar 4 ó 5 años”.

CF: En el caso de la Provincia Buenos Aires, adoptaron la solución modelo Scioli y esto es que la seguridad la tiene la bonaerense, se la entregan a la bonaerense, la justicia se la entregan a la corporación y las obras públicas son de la Nación, que es más o menos lo mismo que venía haciendo el propio Scioli.

CAT: Sí, la diferencia es que van a tener que hacer cosas en Seguridad, porque la demanda va a ser superior a la que tenía Scioli, porque está esta chica que despertó expectativas.

CF: Claro, totalmente, porque para compromiso con la Bonaerense y la Nación ya estaba Scioli. Acá el tema es qué hacen con la valija de la bonaerense.

CAT: Sí; yo creo que mantener los mismos niveles y los mismos estilos le puede complicar las cosas a la gobernadora, le puede quitar su aura de lo distinto, de que esto es nuevo y que no tiene nada que ver con lo anterior, pero tu observación es correcta: hay un esquema de continuidad incluso de muchos funcionarios sciolistas que se han logrado reacomodar de cualquier modo y siguen dando vueltas.

CF: Así que vamos a ver. Yo creo que ahora van a tener un verano más o menos administrado. Después, en algún momento, se van a acabar las cosas más gruesas. La foto con los gobernadores dice que no andás a los golpes con la oposición y lo económico tiene un ordenamiento más o menos racional, más o menos llevadero. Hasta ahí va bien. Después va a venir la exigencia de la agenda propia, la agenda de cómo arreglamos lo que nos dejó Cristina, ¿no?

CAT: Sí, pero acá hay otro problema: no se eligió el enemigo y no se avanzó profundamente contra el mismo, y esto es atípico, aunque algunos lo han hecho así, por ejemplo Menem.

CF: Sí, claro. Menem lo hizo porque no le quedaba de otra, porque el grado de crisis constante crecía.

CAT: Pero Menem no buscaba mucho levantar un enemigo. Él se manejaba de otro modo. En el caso de Alfonsín, sí buscó un enemigo (los militares) y el en caso de Kirchner, buscó múltiples enemigos. Acá me da la impresión de que no se quiere.

CF: No, porque acá la filosofía de esta historia es el tema del no amigo; por eso acá hay todo un debate sobre si el PRO es la pos-política y entonces, a partir de eso, yo te digo vos podés, en la opinión pública, no echarle leña al fuego, pero después hay que administrar conflictos concretos. Entonces eso después, en algún momento, te implica alguna lógica de confrontación casi obligada y ellos dicen: “vamos en equipo todos juntos trabajando con la gente”. Como si hubiera una especie de administración de las cosas en la que hablando se entiende la gente y eso fuera todo, ¿no?

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Macri pidió dejar la idea de “cambio mágico”: “Si tomamos un atajo, nos vamos a dar la piña”

El presidente de la Nación ofreció una conferencia de prensa tras el “retiro espiritual” con su gabinete en Chapadmalal y llamó a “manejar la ansiedad”

La Justicia jujeña confirmó la detención de Milagro Sala

Los jueces ratificaron la prisión preventiva para la líder de la Tupac Amaru por peligro para los testigos, por posibles actitudes intimidatorias