Policiales

Condenan a cadena perpetua al sommelier acusado de asesinar a su madre

Luciano "Lucky" Sosto, fue condenado por el Tribunal Oral en lo criminal 8 a prisión de por vida tras considerarlo autor del homicidio ocurrido en diciembre del 2013

Sommelier

Este mediodia en el Palacio de Tribunales, el Tribunal Oral en lo criminal 8 dio a conocer el veredicto para Luciano “Luchy” Sosto, quien fue condenado a cadena perpetua al considerarlo culpable del crimen de su madre, Estela Garcilazo, ocurrido en diciembre de 2013. 

El acusado de asesinar y violar a la mujer en su departamento de Palermo, tras discutir con ella por no haberle facilitado dinero para comprar drogas, pasó los dos últimos años en el penal de Marcos Paz, en donde sostuvo su inocencia.

Al insistir con que era inocente, describía que el día del homicidio él llegó al lugar y la encontró tirada en el piso boca abajo junto a una copa rota y un escobillón, lo que le dio a pensar que su madre se descompensó por querer limpiar el objeto que se había caído. Además, se defendió bajo el justificativo de que no es lógico que acusen al hijo biológico de violar a su mamá, con quien mantenía un buen vínculo, sumado al hecho de su condición de homosexual.

A pesar de esta explicación, fue acusado por la fiscal Diana Goral de la autoría del homicidio agravado por el vínculo de su madre, pero lo libró del delito de abuso sexual agravado. Por su parte, las últimas palabras del sommelier antes del fallo, fueron que no se equivoquen con la decisión y que deben buscar al violador y asesino para que ella pueda descansar en paz.

 

 

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Ex funcionario investigado por fraude con los viáticos de Cristina Kirchner trabaja con Máximo

Es alguien que está pegado a la figura de Máximo Kirchner desde que CFK dejó el poder en la Casa Rosada. Antes como funcionario, ahora como asistente personal del hijo de la ex presidente, está acusado de fraude al Estado

Interés y sospechas de lavado: quiénes pagaron las campañas presidenciales

Empresarios, funcionarios y, sobre todo, un ejército de empleados públicos aparecen entre las 10.000 personas que aportaron en los tres comicios nacionales de 2015