Política

Investigan las contrataciones millonarias de Aerolíneas Argentinas al hotel Alto Calafate

En la denuncia, impulsada por Margarita Stolbizer, figura que la empresa estatal contrató 35.000 habitaciones del hotel de los Kirchner en menos de siete años

hotel-alto-calafate-hotesur

El fiscal Carlos Stornelli impulsó una investigación para determinar si hubo delito en la contratación hecha por la empresa estatal Aerolíneas Argentinas al hotel Alto Calafate, propiedad de la familia Kirchner, para alojar a las tripulaciones de los vuelos que salían o llegaban a la ciudad santacruceña de El Calafate.

Impulsada por la diputada Margarita Stolbizer, la denuncia señala que desde fines de 2008 hasta mediados de 2015 Aerolíneas contrató 35.000 habitaciones por un monto de 2,5 millones de dólares, una cantidad “exorbitante” teniendo en cuenta la cantidad de vuelos que aterrizaron y despegaron del aeropuerto local.

El Hotel Alto Calafate es solo uno de los emprendimientos hoteleros englobados en Hotesur, la empresa propiedad de la familia Kirchner actualmente bajo investigación judicial por el delito de lavado de dinero, donde se sospecha que facturaban por habitaciones vacías.

Según informó Omar Lavieri para Infobae, la contratación de los hoteles de los Kirchner por parte de Aerolíneas Argentinas está sumada a la causa principal, a cargo del juez Daniel Rafecas. Según fuentes judiciales, Stornelli no hizo una lista con los imputados. El delito por el que se abrió el expediente es el de defraudación contra la administración pública y administración infiel.

Entre las medidas de prueba que pidió el fiscal se cuentan que Aerolíneas Argentinas envíe toda la facturación posterior al años 2014 que no llegó aún al juzgado; y que informe la lista de todas las tripulaciones que viajaron a El Calafate entre 2008 y 2015 para poder contrastar con el número de habitaciones pagas.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Difunden polémico audio donde un secretario judicial de Ercolini maltrata a un policía

El audio de un secretario del juzgado de Julián Ercolini, que, enojado porque lo despertaron a las 2 de la mañana, se desentiende de su labor, se viralizó en medio de los reclamos de la justicia por la nueva ley de Flagrancia