Política

El último discurso de Cristina: críticas a los medios, la Justicia y profundización de “la grieta”

La primera mandataria criticó a los "medios hegemónicos", a la oposición y al "partido judicial". Además justificó su inasistencia a la asunción del presidente electo Mauricio Macri

DYN66.JPG

Con una multitud como telón de fondo, y en la Plaza de Mayo, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner brindó su último discurso como jefa del Ejecutivo, donde embistió contra los “medios hegemónicos”, la oposición, el “partido judicial”, y justificando su ausencia en la futura asunción de Mauricio Macri. La profundización de “la grieta”. 

Al igual que en su discurso en la Casa Rosada, donde homenajeó con un busto al ex presidente Néstor Kirchner, la primera mandataria apunto contra los medios de comunicación, los sectores políticos opositores y la Justicia que falló en contra de su partido, a la cual nombró como “partido judicial”.

Acompañada por su par Evo Morales, Fernández de Kirchner afirmó que “el partido judicial” es “una tercera pata que aparece en esta década sobre el cual uno puede ver cómo se opera en los distintos países de la región”.

Con ironía, la presidenta se refirió al nuevo gobierno, mientras miles de militantes K le gritaban “cagón” y “procesado” a Mauricio Macri. Fernández de Kirchner advirtió que durante los “12 años y medio” de gestión del kirchnerismo tuvieron “en contra todos los medios hegemónicos”, las “principales corporaciones económicas y financieras” así como el “partido judicial” y, sin embargo, “podemos estar aquí dando cuentas al pueblo”.

“Cuántas cosas podrán hacer los que tienen todos estos factores a favor. Tengamos mucha fe y mucha esperanza, que no nos agobien”, pidió la mandataria y arengó:

“Tengamos la inteligencia de saber que seguramente van a poder hacer las cosas, porque tienen todo a favor, mucho mejor de lo que hemos hecho nosotros”, dijo.

En relación a la polémica suscitada en torno a la entrega de los atributos presidenciales, la primera mandataria saliente aseguró que le hubierda “gustado” entregar “los atributos de mando en el Congreso”, a Mauricio Macri, a quien acusó junto con la Justicia de “violentar la Constitución y poner presidente por decreto”.

Mientras los militantes kirchneristas coreaban “golpe de Estado” y “procesado” ante el silencio de la Presidenta. Luego Cristina Fernández aludió a los cánticos: “Quiero decir algo que dicen ustedes. Con este estado de las cosas todos los argentinos estamos un poco en libertad condicional”.

“He visto muchas medidas cautrelares, pero en mi vida pense que iba a haber un presidente cautelar durante 12 horas en mi país….lo digo con sinceridad porque luego de que el pueblo argentino en las ultimas elecciones presidenciales concurrio tres veces a las urnas me dolió mucho ver un presidente en una sentencia judicial”, remarcó.

Y remató con un chiste, al afirmar que “a las 12 me convierto en calabaza”, como en el cuento de Cenicienta, y pidió “que se mantengan unidos los argentinos”.

“Amamos a la Patria profundamente, creemos en el pueblo, creemos en lo que hemos hecho y como creemos en lo que hemos hecho, tenemos que tener una actitud positiva para ayudar a que esas cosas no puedan ser destruidas”, dijo la mandataria en su mensaje en la Plaza de Mayo.

Para finalizar, hizo un pedido al pueblo: “Yo espero y le pido a Dios que dentro de cuatro años, quien tenga la responsabilidad de conducir los destinos de la Patria, pueda frente a una plaza como esta decirle a todos los argentinos que también puede mirarlo a los ojos”.

“Gracias por tanta felicidad, gracias por tanto amor. Los quiero mucho”, concluyó la presidenta.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”

Se encadenó en el Vaticano para exigir la libertad de los presos políticos en Venezuela

La esposa de Leopoldo López inició una protesta pacífica en el Vaticano para pedir que liberen a su marido y otros dirigentes de la oposición