Entrevistas tuiteras

Entrevista a Pablo Sirvén: “El gobierno que se va prostituyó las opiniones a su favor”

En una nueva entrevista tuitera, el Secretario de Redacción del diario La Nación charló con Nexofin sobre el futuro de los medios oficialistas, el impacto que tienen las redes sociales en la profesión y sobre el cuestionado editorial del matutino de hace unas semanas

Crédito: Gentileza Tea y Deportea

Con el cambio de signo político en el Ejecutivo Nacional, surgen muchas dudas sobre el futuro de los medios de comunicación que nacieron y subsistieron gracias a la pauta oficial que recibieron durante los últimos años por decisión del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. 

En diálogo con Nexofin, el secretario de Redacción de La Nación, Pablo Sirvén, vaticinó qué podría ocurrir con estos medios: “No serán todos los casos iguales. Algunos intentarán reconvertirse. No todos tienen el mismo resto. Supongo que el grupo Szpolski, que cobró unos 800 millones desde 2009 tiene otras espaldas para aguantar”, señaló.

Además, se refirió a otros casos, como el de Página/12 o el multimedios formado por el empresario santacruceño Cristóbal López.

La entrevista

Como activo usuario de Twitter, ¿creés que las redes sociales modificaron en algún punto el modo de hacer periodismo en los últimos años?

Podría decir que bastante pero que también relativamente, aunque suene contradictorio. Es que no todos los periodistas están en las redes sociales, pero somos una gran cantidad que sí circulamos por allí. Creo que las redes nos dan más gimnasia y potenciaron nuestro poder de síntesis y un tono más levantisco y hasta con una pizca de cinismo.

También Twitter sirvió de canal para expresar desacuerdo por parte de muchos periodistas de La Nación con el editorial del matutino, hace dos semanas. ¿Cómo fue el clima de la redacción durante esos días?

Totalmente normal. Tras el primer malestar, el hecho de habernos podido expresar públicamente con gran libertad y que el mismo diario se hiciera eco de esa reacción, hizo que las tensiones bajaran de inmediato. Creo que fue un episodio que terminó aumentando la credibilidad y el grado de independencia y profesionalismo de la Redacción.

En las últimas elecciones fuiste uno de los pocos periodistas que contó a quién iba a votar. ¿Considerás que es una decisión que deberían imitar otros colegas?

Es muy personal. Creo que debe ser libre. Igual, mi consejo a los colegas sería desdramatizar. No es para tanto: leyéndonos u opinando en medios audiovisuales surge para qué lado nos inclinamos. ¿Qué mejor que decirlo directamente? Hay quienes me dijeron si no temía que sufriera mi credibilidad. Yo pienso que, al contrario, me vuelve más transparente, la gente tiene un dato más sobre mí. Además yo expresé desde antes de la primera vuelta que iba a votar a Macri porque era el que tenía mejor aptitud electoral, tras la disolución de UNEN. Si Margarita Stolbizer hubiese estado en su lugar mi voto habría sido para ella (de hecho, voté sus legisladores). Para mí, lo verdaderamente importante era salirnos del peligro de desbarrancarnos en un sistema de partido único.

¿Y creés que va a repercutir el cambio político en la “grieta” que se formó en parte del periodismo local?

Creo que sí por varias razones. La primera es el cansancio. Son muchos años de agresiones, ninguneos, ofensas mutuas. Hay un cambio de época. Pero para que la grieta se cierre de verdad, el nuevo gobierno deberá ser más cauteloso con la distribución de la pauta oficial. Pienso que el gobierno que se va prostituyó las opiniones a su favor incentivándolas con pluriempleo para los más dóciles y fanatizados y hasta con fortunas impresionantes para personas como Roberto Navarro. Si el dinero no está de por medio, la saludable diversidad de opiniones no se verá afectada por el vil metal y cada quien expresara lo que sinceramente cree, equivocado o no.

¿Qué avizorás que pasará con los medios que durante estos años dependieron de la pauta oficial para subsistir?

No serán todos los casos iguales. Algunos intentarán reconvertirse. No todos tienen el mismo resto. Supongo que el grupo Szpolski, que cobró unos 800 millones desde 2009 tiene otras espaldas para aguantar. A Página 12 seguro le bajará la pauta del nuevo gobierno nacional, pero podrá seguir gozando de los anuncios de la provincia de Santa Cruz. Creo que algunos van a languidecer y otros morirán por falta de audiencia y, consecuentemente, de publicidad comercial genuina. Aunque Szpolski tiene problemas gremiales y está tratando de deshacerse de algunos de sus medios y las relaciones con su socio Garfunkel no parece estar atravesando por el mejor momento.

¿Y en el caso de Cristóbal López?

Cristóbal López por tener negocios más multimillonarios (juegos y combustible) es el que está en mejores posibilidades de sobrevivir. Ya se nota en los últimos días que vienen bajando algunos cambios. Claramente, López y su gente usa los medios de ese holding para distintas operaciones y para canalizar broncas personales como sucedió cuando el diario La Nación publicó algunas investigaciones sobre su grupo y C5N contraatacó con una campaña persistente y alocada que pretendió exhumar el caso del asesinato de Luis Emilio Mitre, hermano del director, acaecido en 2006.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

¿Sobornos? Denuncian que Scioli utilizaba como propio un avión de un millonario italiano

El fiscal Álvaro Garganta sospecha que el ex gobernador usó un avión lujoso de Mario Continidurante 2014 y 2015 para la campaña presidencial. ¿Cómo fue el rol del empresario aeronáutico Gustavo Carmona?

Malcorra reclamó un gabinete con paridad de género y aseguró: “Mi tema era mujer en la Casa Blanca”

La Canciller aseguró que “el gobierno del siglo XXI” debería tener una representación de género equitativa. Además, sostuvo que “el Presidente es sensible a ese tema”