Polémica

Con qué capital se van del Gobierno los principales funcionarios kirchneristas

Al respecto, el presidente electo, Mauricio Macri, realizó declaraciones acerca de su posición sobre la cuestión patrimonial de cara a un nuevo Gobierno

boudou-cristina-kirchner-julian-dominguez-timerman

Cuando Néstor Kirchner murió, luego de la sucesión de bienes, la titular del Poder Ejecutivo, Cristina Fernández, declaró $39 millones.

En 2012, de acuerdo a lo publicado por el portal Infobae, tal patrimonio superaba los $48 millones, y se va del Gobierno con $64.629.891.

Por lo que se sabe que, en la era kirchnerista, su patrimonio creció 843,25%. Y eso sin contar los bienes a nombres de sus hijos.

Sergio Berni, actual secretario de Seguridad, asumió en 2003 como Director Nacional de Asistencia Comunitaria. Llegó con $226.000 en bienes, y se va con $6.928.325: el dinero está invertido en un complejo hotelero, casas, departamentos y lotes.

Aníbal Fernández, actual jefe de Gabinete, fue designado ministro del Interrior en 2003. Llegó con $679.906 y se va $3.391.104.

El vicepresidente, Amado Boudou, fue también director de Anses y ministro de Economía. Tenía un patrimonio de $811.730 en 2007 y se retira del cargo con $2.206.325.

Al respecto, el presidente electo, Mauricio Macri, habló en La Cornisa sobre su posición de cara a un nuevo gobierno: “Estoy buscando un instrumento que le de transparencia a mi situación patrimonial mientras dure la Presidencia. Voy a intentar generar un instrumento, un fideicomiso”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Quisieron estar pero sin fotos: Massa y Redrado, en la gala de Trump

El líder del Frente Renovador fue invitado personalmente por Rudolph Giuliani, jefe de asesores para seguridad e inteligencia del nuevo gobierno

0121massaredradog http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/0121massaredradog-1.jpg

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas