Macri presidente

Lombardi confirmó que termina “6,7,8”: “Vamos a ir por un camino distinto, sin fanatismos”

El futuro encargado de los medios públicos analizó que el ciclo ultrakirchnerista "fue un muy mal programa". Además, adelantó cuál será su perspectiva en la gestión sobre los medios estatales

horacio-lombardi

El futuro encargado de los medios públicos, Hernán Lombardi confirmó que 678 no tendrá más lugar en la TV Pública cuando asuma su puesto. 

Además, el actual ministro de Cultura de la Ciudad adelantó cuál será su perspectiva en la gestión sobre los medios estatales. “Un punto fundamental de la transformación será que no vamos a tomar el poder de los medios públicos, sino que vamos a entregar poder. Los cargos van a ser por concurso y la política no se va a meter”, explicó.

LEA MÁS  Cecilia Pando sorprendió con un tuit sobre la marcha #1A

Y agregó: “Vamos a ir por un camino distinto, sin fanatismos. Si queremos ir a la Argentina que viene, nos tenemos que limpiar del revanchismo”.

Puntualmente sobre 678, Lombardi analizó que “fue un muy mal programa”. En ese sentido, anticipó la línea de la TV Pública durante la presidencia de Macri, “será pluralista desde el primer día, sin escraches ni agresión”. “Así será verdaderamente pública”, indicó.

LEA MÁS  Macri regresó al país tras su encuentro con Trump: su agenda

Lombardi estará a cargo de la TV Pública, Radio Nacional, las FM públicas, la agencia de noticias Télam, canal Encuentro, Pakapaka, DeporTV, Tecnópolis y el Centro Cultural Kirchner.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Detuvieron al principal sospechoso de asesinar a Araceli Fulles

Estaba prófugo, pero Gendarmería lo encontró esta noche en la villa 1-11-14

Bario badaracco http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/2446689w620.png

Brasil: fuertes protestas y enfrentamientos armados contra las reformas laborales de Temer

Brasil (3) http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/brasil-3.jpg

El país vivió fuertes escenas de violencia en el marco de la huelga nacional convocada este viernes por las centrales sindicales brasileñas contra las reformas impulsadas por el gobierno del presidente Michel Temer