Internas en el PRO

Michetti, la gran marginada en la designación de los nuevos ministros

El enfrentamiento entre la vicepresidenta electa y Mauricio Macri no es nuevo, ya que él no le perdona dos decisiones contrarias a su proyecto político

Gerardo Vercovich

Tras la conferencia de prensa que brindó Marcos Peña acerca de la conformación del gabinete de Mauricio Macri, se detectó que la gran derrotada de las elecciones a nivel interno fue Gabriela Michetti.

La elección de la vicepresidenta electa no aparece en ninguna de las designaciones de los veinte ministerios que tendrá el gobierno macrista.

Michetti se quedó sin el Ministerio de Seguridad que parecía una fija para Guillermo Montenegro y finalmente fue a manos de Patricia Bullirch.

El ex fiscal ahora espera que lo dejen a cargo de la ex Side o de la nueva agencia de seguridad nacional que creará Macri.

Por otra parte, el ministro de Cultura porteño, Hernán Lombardi, venía reclamando el Ministerio de Turismo o de Cultura. Pero en este último ministerio, Macri designó a Pablo Avelluto y en Turismo al delasotista Gustavo Santos.

Lombardi quedó a cargo del sistema de Medios Públicos, que incluye una serie de establecimientos deficitarios que lo obligarán a ajustar o a conformarse con una gestión mediocre.

El enfrentamiento entre Michetti y el nuevo presidente no es nuevo. Macri no le perdona dos decisiones contrarias a su proyecto político: en un principio, haberse negado en el 2013 a encabezar la lista de diputados en provincia, lo que permitió el surgimiento de Sergio Massa como líder opositor. Y en segundo lugar, haber desafiado a Horacio Rodríguez Larreta a una interna por la jefatura de Gobierno de la Ciudad.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017