1010!, el juego de moda en todo el mundo

Con un estilo que recuerda al popular Tetris, esta nueva creación del mundo de los entretenimientos causa furor y cuenta con millones de adeptos a lo largo del planeta

151112153902_1010_624x351__nocredit

Creado por la empresa turca GramGames, el 1010! es un juego que se hizo enormemente popular en Asia en el año 2014, momento en el que fue lanzado al mercado,  y luego se expandió a todas partes del mundo. Actualmente la aplicación ha sido descargada más de 25 millones de veces y cuenta con unos 3,5 millones de usuarios que todos los días lo utilizan.

El juego es bastante sencillo de comprender, consta de una serie de casilleros -como su nombre lo indica son 10×10- y unas figuras que van apareciendo y, como en una especie de puzzle o Tetris, el jugador debe hacerlas encajar, sin coincidir los colores, e ir eliminando filas y columnas para sumar puntuación. El juego no tiene límite, así que el objetivo es lograr la mayor puntuación posible.

Pero no todo es fascinación y risas, hay muchísimos usuarios que han reportado problemas de adicción y dejan testimonio de cómo empeoró su faceta social desde que el 1010! entró en sus vidas. Jillian Lyle, editora de Odyssey, graficó con la siguiente frase este aspecto del juego: “Descarga la aplicación inmediatamente y di adiós a dormir, a los amigos, a la familia, y a la luz del día”

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Incendio en Aeroparque: evacuaron a los pasajeros y derivaron los vuelos a Ezeiza

Producto de un humo que habría empezado en la terminal B, los usuarios fueron evacuados y los vuelos trasladados al aeropuerto internacional de Ezeiza

C2VRLMFWEAAAYcf http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/c2vrlmfweaaaycf.jpg

Durán Barba ya le pasó los lineamientos a Vidal para ganar la Provincia

Jaime Durán Barba http://www.nexofin.com/archivos/2016/11/du.jpg

El asesor estrella de Cambiemos ya la presentó su propuesta “ganadora” a la gobernadora de cara a las elecciones de medio término; la apuesta a los distritos seguros y el papel de Emilio Monzó