Banco Central

Pesada herencia: prevén pagar con bonos la millonaria deuda con los importadores

Los dos candidatos presidenciales quieren renegociar los US$ 9000 millones acumulados que se adeudan con los importadores

banco central

El atraso cambiario no es la única herencia que dejará el Banco Central (BCRA). El cepo al dólar, que comenzó en 2011 y se profundizó a medida que se hizo más visible la escasez de reservas, provocó que se acumulara una deuda millonaria por importaciones impagas y que tanto los equipos de Daniel Scioli como los de Mauricio Macri empezaran a planear cómo renegociarla.

Entre los economistas de Cambiemos, según cuenta hoy el diario La Nación, la idea es plantear un cronograma de pagos para la deuda que el Central tiene con empresas importadoras y que hoy se calcula en torno de los US$ 9000 millones. “Se pueden plantear unos meses de gracia y después un plan de pagos mensual hasta cancelar la deuda por completo. De esta forma, las matrices al menos tienen algo de certidumbre”, explicaron. Mientras que, para aquellos importadores que no estén dispuestos a esperar, se les ofrecerá un bono del Tesoro en dólares a corto plazo (de entre dos y cinco años).

Sin embargo, en el equipo de Macri creen que, a diferencia de lo que sucede con los importadores, en este caso el pasivo terminará siendo menor. Por lo pronto, porque muchas compañías ya reinvirtieron los pesos acumulados, mientras que otras se anticiparon en estos meses girando las divisas a sus matrices a través del mercado bursátil, mediante la compraventa de bonos soberanos. Así, entre la deuda de importadores y por utilidades estiman que tendrían que terminar emitiendo un bono por unos US$ 15.000 millones.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: Scioli y su entorno, más complicados por las causas judiciales

Son varios los frentes abiertos en los que la Justicia avanza sobre denuncias por posibles actos de fraude y lavado de activos a través de empresas fantasma

Vergüenza internacional: la Argentina fue excluida de las pruebas PISA

La organización cree que el gobierno de Cristina Kirchner modificó arbitrariamente los lugares donde se tomaron los exámenes para alterar los resultados