Mundo Insólito

Polémica iniciativa en Praga: impulsan que los “sin techo” sean puntos de WiFi libre

Los responsables de la organización Wifi4Life entregan al vagabundo un router y una batería de recarga de celulares, para que éste los lleve en el bolsillo de su chaqueta y funcione como "hotspots". Cómo pretenden pagarles

WIFI sin techo

Una organización caritativa de Praga, República Checa, propone una manera tan inusual como polémica para ayudar a las personas en situación de calle. La idea es convertirlos en “hotspots”, para así ofrecer Internet gratuito a los transeúntes.  

¿Cómo funciona? Al comienzo de la jornada, los responsables de la organización Wifi4Life entregan al vagabundo un router y una batería de recarga de móviles, que lleva en el bolsillo de su chaqueta.

Luego, la persona en situación de calle  debe moverse luego por rincones turísticos o conocidos puntos de encuentro de Praga, siempre en un radio de acción de unos cien metros, pudiendo estar sentado en un banco, al resguardo de la entrada de metro o paseando.

Como si esto fuera poco, esta utilización de las personas no es la única polémica, ya que también se debate la forma de pagar a los vagabundos por este servicio.

Por ahora, los planes de Wifi4Life es remunerar en especie, es decir asumiendo sus gastos de comida, alojamiento, ropa e higiene, junto con un poco de dinero suelto, algo que la entidad valora mensualmente en un total de 400 euros (434 dólares).

Sin embargo, la organización caritativa Nadeje (Esperanza), que atiende cada año a unos 3.000 sintecho, no está de acuerdo con este sistema de ayuda. “En general no apoyamos que una persona no tenga un contrato de trabajo si presta un servicio”, aseguró a Efe Jan Kadlec, un director regional de Nadeje en Praga. Y agregó: “Es difícil valorar lo que los vagabundos reciben como compensación y por tanto es difícil decir si es legal”, dijo el responsable de Nadeje.

El primer, y hasta el momento el único, sintecho del proyecto piloto es Kamil Krtil, de 56 años, que muestra satisfacción por este trabajo, que compagina con el de vender flores en la calle. “Trabajo unos dos meses en este proyecto y es una buena idea”, relató Krtil, quien opera en la boca de Metro “Dejvicka”, junto al campus de la Universidad Politécnica de Praga.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Jugada K en la Justicia: desplazaron de Casación a los jueces Borinsky y Hornos

Ambos magistrados formaban parte de la Sala I de Casación Penal, un tribunal que tiene varias causas que irritan al gobierno kirchnerista

Coimas en Cerro Dragón: una cuenta suiza complica más a Pan American Energy

En las últimas semanas se detectaron movimientos sospechosos de una cuenta del ex funcionario K Santiago Walter Carradori que recibió cientos de miles de dólares por parte de Pribont, vinculada a Pan American Energy (PAE)