Brasil

Un pueblo de Brasil quedó sepultado bajo lodo tóxico: al menos 17 muertos

La rotura de dos diques con residuos mineros provocó un alud de desechos que cayó en un poblado de Bento Rodrigues, en Minas Gerais

lodo brasil

Un pueblo del sureste brasilero quedó sepultado bajo una enorme masa de lodo tóxico, luego de la rotura de dos diques que tenían residuos mineros. La tragedia ya dejó al menos 17 muertos y decenas de desaparecidos, según los bomberos.

Ayer por la tarde se rompieron dos diques que provocaron un alud de desechos mineros que recorrió cientos de metros hasta desembocar en el pueblo de Bento Rodrigues, a 120 kilómetros de Belo Horizonte, la capital del estado de Minas Gerais.

El lugar quedó en un 80% con destrucción total, la ola arrastró camiones, autos y casas. Según imágenes aéreas de la TV Globo y fotografías desde el lugar. Según el diario Folha de S. Paulo, 500 personas ya fueron rescatadas.

“La noche del jueves había 17 muertos pero se han encontrado otros cuerpos. Debido a las familias, que no están todas al tanto, no damos aún un nuevo balance. Habrá que esperar un poco”, dijo hoy el comandante de bomberos de la ciudad de Mariana, Adao Severino Junior.

Según indicaron los bomberos, los afectados fueron sometidos a un proceso de descontaminación de hierro mediante el uso de agua y jabón. Los sobrevivientes fueron trasladados a un polideportivo convertido en un albergue improvisado y la alcaldía de Mariana decretó estado de “calamidad pública”.

El distrito de Bento Rodrigues tenía cerca de 200 casas y albergaba unas 612 personas, según datos oficiales de 2012.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Para Camaño, el problema con Sala es culpa del Gobierno, pero “eso no quiere decir que tenga que ser liberada”

La diputada massista opinó que “ha habido una enorme incapacidad del Poder Ejecutivo de seguir de manera internacional la problemática”

Oposición cara: negociar leyes en el Congreso, le costó al Gobierno unos $ 72.000 millones

Lograr consensos para un oficialismo como el de Cambiemos, con minoría en ambas cámaras del Congreso, costó casi el 4% del presupuesto previsto para 2017