Vaticano

Esta es la joven y sexy asesora vaticana que traicionó al Papa Francisco

La mujer fue acusada, junto con el sacerdote español Lucio Angel Vallejo Balda, de haber robado documentos reservados de la Santa Sede

francesa-chaouqui1

La joven laica se llama Francesa Chaouqui, es especialista en relaciones públicas, pero en verdad no cobró notoriedad por su belleza sino porque es la mujer que traicionó al Papa Francisco al filtrar informaciones y conversaciones secretas del pontífice en el Vaticano.

La italiana, de 33 años, tras su detención el pasado fin de semana por orden de la fiscalía del Vaticano, decidió confesar todo lo que sabe del nuevo escándalo Vatileaks.

“No he traicionado al papa”, aseguró este martes mediante un tuit, tras ser liberada por colaborar con la Justicia.

Fue la única mujer nombrada en el 2013 por el pontífice argentino para integrar la comisión que analizó por aproximadamente un año la reforma de las entidades económicas y administrativas de la Santa Sede.

Por eso, Chaouqui conoce muchos detalles de uno de los asuntos más delicados para la Iglesia: el uso de las enormes sumas de dinero que recibe y operan por el banco del Vaticano.

La mujer fue acusada, junto con el sacerdote español Lucio Angel Vallejo Balda, de haber robado documentos reservados del Vaticano, un delito que el Estado más pequeño del mundo castiga con hasta ocho años de cárcel.

“No hay nada que haya amado y defendido más que la Iglesia y al Papa. Ni siquiera mi dignidad. Habría podido estar en mi casa y no presentarme en el Vaticano, pero como siempre, antepuse el Papa a cualquier otra cosa”, escribió Francesa en la red social.

Fotos:

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Lavado de dinero: Citan a Fariña a declarar en la causa contra Daniel Scioli

El ex marido de Karina Jelinek, involucrado en la causa Lázaro Báez y otros, deberá testimoniar ante el fiscal Álvaro Garganta por la denuncia de la diputada Elisa Carrió

Rosendo Fraga: “Macri debe vetar la Ley de Ganancias”

El prestigioso analista político dijo que el Presidente de la Nación tiene que prohibir la ley porque piensa que el Gobierno perdió “la iniciativa política”