Política

¿Carlos Zannini se baja antes del ballotage?

El resultado de las elecciones puso en jaque al Frente para la Victoria y reavivó la interna entre sciolistas y kirchneristas. ¿Bajar al secretario de Legal y Técnica para "deskirchnerizar", o apostar al "Proyecto" hasta el final?

DYN20.JPG

Tras las elecciones, y con el ballotage del 22 de noviembre como un hecho, comenzaron rápidamente las especulaciones. Daniel Scioli quedó golpeado: no sólo no llegó a primera vuelta sino que superó a Mauricio Macri por apenas 2% de los votos. Además, el Frente para la Victoria perdió en su provincia, Buenos Aires, reabriendo una ya pública enemistad entre Aníbal Fernández y el ex motonauta.

Lo cierto es que el panorama para Scioli es incierto y no muy alentador. El candidato del FPV debe en poco menos de un mes salir a buscar votos de otras fuerzas, todas opositoras al kirchnerismo.

En los últimos días comenzó a sonar fuerte la posibilidad de que el gobernador bonaerense se baje de la segunda vuelta, pero desde su círculo chico consideran esta versión inverosímil. Lo que no fue tan inverosímil en su momento fue la posible baja de Carlos Zannini, el candidato a vice e íntimo de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

El resultado del domingo cayó como un balde de agua fría en el búnker naranja. Es por ello que entre el domingo a la noche y el martes por la mañana se barajó la posibilidad de que el secretario de Legal y Técnica dé un paso al costado, informó Infobae.

Se trata de una lucha de poder entre el sciolismo y el kirchnerismo, expresiones del peronismo que en definitiva en las urnas mostraron lo que ya se veía de antemano: su relación tirante y problemática. Es por ello que la Casa Rosada suspendió a último momento el encuentro entre Cristina y el candidato “oficialista”.

El momento más tenso de la cuestión Zannini fue cuando en las horas posteriores a la primera vuelta hasta hubo un amago de pelea a golpes entre dos dirigentes del círculo más cercano a Scioli.

La primera noticia “externa” del caso aparecía el martes cuando dirigentes oficialistas se pusieron a la búsqueda de un candidato a vicepresidente en reemplazo del secretario legal y técnico. Entre los nombres que se barajaron el primero que apareció fue el de Roberto Lavagna. El argumento de su postulación es que tiene historia personal peronista, fue funcionario de un gobierno radical –el de Raúl Alfonsín–, candidato de ese partido en el 2007 y ahora está con Sergio Massa en el Frente Renovador, y por lo tanto podría atraer al electorado independiente hoy esquivo a Scioli. El nombre de Lavagna fue el más repetido en el campamento naranja, también como teórico ministro de Economía y hasta jefe de Gabinete.

La idea de “correr” a Zannini se enmarcaba en la estrategia de “deskirchnerizar” a Scioli. Sin embargo, el domingo a la noche y el lunes a la mañana, el candidato a vicepresidente, enterado de la postura de varios dirigentes sciolistas se habría comunicado telefónicamente con Scioli para decirle que si esa era su decisión, él directamente renunciaría a la fórmula en forma inmediata. “Si nos vamos a apartar del proyecto, yo no tengo más nada que hacer acá”, habría dicho.

Las fuentes que confirman este relato de los acontecimientos, explican que por esta razón Scioli en el discurso del domingo a la noche y en la conferencia de prensa del lunes, lejos de apartarse del relato oficial K que lo acompañó toda la campaña lo reafirmó.

Como sea, los naranjas y también varios kirchneristas paladar negro ayer se ocupaban de buscar un suplente. Sabiendo del virtual quiebre en la relación Scioli-Zannini y previendo lo peor –que finalmente Zannini se vaya– es que se dedicaron a prevenir una nueva crisis con una rápida solución.

Lo increíble es que la búsqueda, hasta donde se sabe, no habría avanzado a mayores, no tanto porque nadie aceptó, sino porque no surgieron nombres potables que se supiera le agregara votos independientes a la alicaída campaña de Scioli. También jugó otra interpretación de varios sciolistas, que era aceptar la renuncia de Zannini, despegarse del Gobierno y de Cristina y hacer una nueva campaña en 20 días. Quienes defendían esta postura argumentaban que desde que Zannini se sumó a la fórmula, Scioli no creció nunca.

Con todo, el teórico alejamiento de Zannini conllevaba un elemento mucho mayor y al que se debe prestar enorme atención en las próximas horas: muchos kirchneristas le han llenado el oído a la Presidente diciendo que el Gobierno debe abandonar a Scioli a su suerte. “Si tanto problema se hacen con que no les fue bien por culpa nuestra, nos vamos de la campaña, se baja Zannini y que Scioli demuestre cuántos votos propios tiene. Porque lo mucho o poco que sacó el domingo es nuestro. Él no trajo a nadie”, se quejan en el primer piso de la Casa Rosada.

De ahí que la Presidente haya evitado la foto con Scioli este miércoles. Mañana todo puede cambiar.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Encontraron “cientos de miles de pesos” en el Instituto donde abusaban a nenes hipoacúsicos

El fiscal Fabricio Sidoti busca elementos probatorios de las denuncias de abuso sexual infantil de nenes entre 10 y 12 años en el instituto mendocino

Cristina Kirchner llamó a “sustituir dirigientes” y advirtió: “Ninguno de nosotros es imprescindible”

La ex presidente fue distinguida con un doctorado honoris causa por la Universidad de Lanús en el marco de la Jornada Nacional de Salud