Elecciones 2015

Macri dio el batacazo y fuerza el balotaje: será el primero en la historia presidencial argentina

"La verdad que esto es mucha emoción, mucha felicidad, y a uno le da muchas ganas de agradecer. Hoy, lo que ya ha sucedido en el día de hoy, cambia la política de este país", remarcó el jefe de Gobierno porteño

DYN617.JPG

El candidato presidencial por Cambiemos, Mauricio Macri, aseguró que los resultados de las elecciones de hoy, en las que logró forzar el ballottage, “cambian la política de este país”, y destacó que se tiene “mucha fe” para esa instancia con el postulante del Frente para la Victoria, Daniel Scioli.

Luego de plantear la posibilidad de una segunda vuelta electoral, Macri llamó a quienes votaron por (Sergio) Massa, (Margarita) Stolbizer, (Nicolás) Del Caño, (Adolfo) Rodríguez Saá y “hasta a Scioli” a que “se sumen a esta convocatoria de construir la Argentina que merecemos”.

“Esa confianza que depositaron con su voto no sólo me emociona, sino que me llena de responsabilidad y les quiero decir que los desafíos que nos esperan no son fáciles ni simples, pero me tengo mucha fe, no porque me crea infalible, sino porque estoy seguro que trabajando en equipo los argentinos vamos a ir encontrando soluciones a cada demanda y angustia que hoy pesan sobre nosotros”, vaticinó. El aspirante presidencial de Cambiemos agradeció a quienes lo votaron “pensando” que “no era su mejor opción” y les prometió: “Voy a trabajar mañana, tarde y noche para ganarme su confianza y para demostrarles que tomaron la decisión correcta”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Quisieron estar pero sin fotos: Massa y Redrado, en la gala de Trump

El líder del Frente Renovador fue invitado personalmente por Rudolph Giuliani, jefe de asesores para seguridad e inteligencia del nuevo gobierno

0121massaredradog http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/0121massaredradog-1.jpg

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas