Una peligrosa moda: conocé las uñas de vidrio

La nueva tendencia en uñas es importada desde el sur de Korea, e incorpora vidrio real a tu rutina en la manicurista. ¿Te animás?

nail

Esmaltes de todos los colores, glitter, aplicaciones, gel: parece que nada es suficiente, porque la nueva tendencia en uñas agrega a nuestras manos un peligrosísimo material: vidrio. No ez un chiste. Justo cuando creemos que no pueden existir nuevas formas de decorar las manos, surge una nueva tendencia que nos hace suspirar… y temblar de miedo.

LEA MÁS  Esta marca les pidió a sus modelos que tuvieran sexo en cámara para su nueva campaña

La nueva moda de las uñas de vidrio fue traída del sur de Korea.

La fundadora del salón Unistella en Seúl, Eun Kyung Park, creó este look, y explica que el aspecto espejado le da a cada uña un acabado único, reflectivo que va bien con cualquier color de esmalte. ¿Y quién no querría sus uñas se vean como gemas literales?

unas Estamos seguros que Trendsetters como Rihanna y Kylie Jenner serán las primeras en probar el glass nails, pero por nuestra parte, te recomendamos tener cuidado con esta tendencia, y es que aunque este manicure inspirado en vidrio no es para hacer en casa.  Por suerte, la experta en manos ya está desarrollando un stickers que recrean el fascinante acabado para que no corras peligro tratando de replicar esta moda.

LEA MÁS  Estos artistas crean geniales accesorios para el cabello con formas de animales
unas
COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Bossio complicado por el Anses: corrupción en las campañas de Cristina Kirchner

La Sigen auditó el dinero de la publicidad del organismo y encontró medios inexistentes y deficiencias en los expedientes

diego-bossio http://www.nexofin.com/archivos/2015/05/diego-bossio.jpg

Mesa de Mirtha: “En Santa Cruz no es que falta plata, sobran ladrones”

mariana_zuvic http://www.nexofin.com/archivos/2017/04/mariana_zuvic.jpg

Mariana Zuvic destacó la posibilidad de que los incidentes en la casa de la gobernadora Alicia Kirchner hayan sido armados por el propio kirchnerismo