Causa Hotesur

Ruta del dinero K: otro hotel prueba que Lázaro Báez y los Kirchner son socios comerciales

La información acerca de esta alianza aparece en el expediente “Hotesur”, que investiga si los hoteles de la familia presidencial fueron usados para realizar maniobras financieras ilegales

lazaro-baez

Confirman que en el año 2013, el empresario Lázaro Báez, investigado por lavado de dinero en la Argentina y el exterior, se asoció con la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner para explotar un emprendimiento económico en la Patagonia.

LEA MÁS  Ordenan investigar el patrimonio del ex juez Oyarbide

De acuerdo a lo comprobado por el diario Clarín, se trataría de un hotel, por el cual habrían concretado una sociedad comercial.

Báez y su hijo Martín adquirieron la sociedad “La Aldea del Chaltén S.A”, que maneja uno de los hoteles K, justamente La Aldea, ubicado en El Chaltén, Santa Cruz.

La sociedad habría sido creada por Adrián Berni, un ex administrador de otro hotel presidencial, el Alto Calafate; y por el escribano de Báez, Leandro Albornoz.

LEA MÁS  Milani muy complicado: secuestro, espionaje y enriquecimiento; las otras causas que lo involucran

Según pudo saber Clarín, Báez padre compró el 50 % de la sociedad “La Aldea del Chaltén S.A”; mientras que su hijo Martín adquirió un 45 % restante. El 5 % de las acciones restantes tienen un dueño aun anónimo.

La información acerca de esta alianza comercial entre los Kirchner y los Báez aparece en el expediente “Hotesur”, que investiga si los hoteles de la familia presidencial fueron usados para realizar maniobras financieras ilegales.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

No hubo acuerdo: docentes anunciaron paro nacional para el 6 y 7 de marzo

Los gremios docentes nacionales informaron que no comenzarán las clases como estaba previsto y anunciaron un paro de 48 horas

DYN302 http://www.nexofin.com/archivos/DYN302-2.jpg

Muerte de Nisman: la Cámara confirmó la junta médica, pese a rechazo de Lagomarsino

nisman http://www.nexofin.com/archivos/2016/12/337116.jpg

La defensa del técnico informático había cuestionado el inicio de la pericia porque pretendía que se incluyera en el estudio a dos peritos oficiales que, en una pericia anterior, ya habían emitido opinión