El Mundo

Construirán una ciudad para probar nuevas tecnologías: costará us$ 1.000 millones, pero allí no vivirá nadie

La compañía de desarrollo tecnológico Pegasus Global Holdings está construyendo una "ciudad fantasma" en pleno desierto del Nuevo México, Estados Unidos. A pesar de que tendrá todas las infraestructuras necesarias, nunca estará habitada

ciudad fantasma

La compañía de desarrollo tecnológico Pegasus Global Holdings está construyendo una “ciudad fantasma” en pleno desierto del Nuevo México, Estados Unidos. El impresionante lugar costará 1.000 millones de dólares y podría albergar a 35.000 habitantes. Pero, curiosamente, nadie vivirá allí.

El Centro de Innovación, Pruebas y Evaluación (CITE, por sus siglas en inglés) albergará un centro de nuevas tecnologías y nunca estará habitada, a pesar de que tendrá todas las infraestructuras necesarias: viviendas, centros comerciales, una base industrial, una iglesia, una autopista y hasta un aeropuerto de 38 kilómetros cuadrados.

Así, la ciudad funcionará como un “laboratorio al aire libre”, en donde la empresa probará nuevas tecnologías vinculadas con el urbanismo, desde sistemas de ahorro de energía, de seguridad y de transporte inteligente hasta redes de comunicación de última generación y plantas de desalinización de agua y reciclado de residuos. Así lo indicó el diario Daily Mail.

El objetivo de esta maqueta gigante, que empezará a construirse en 2018, será testear proyectos urbanísticos y tecnológicos de nueva generación bajo las mismas condiciones que se encuentran en el mundo real, pero “sin que nadie salga herido”, explican.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Impunidad: dos años de la denuncia de Nisman y sigue todo sin resolución

El fiscal construyó su acusación contra el gobierno de Cristina Kirchner, a partir de 40.000 escuchas telefónicas, pero no incluyó todas en el documento

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/nisman-2.jpg

Grave y millonaria denuncia contra la obra social OSDE

http://www.nexofin.com/archivos/2017/01/osde2.jpg

La empresa Swiss Medical presentó un reclamo ante la Superintendencia de Salud. La maniobra habría comenzado en 1989 y se extendió durante 22 años