Política

La desopilante carta de un militante de La Cámpora tras ver a Cristina Kirchner

El militante, cuyo nombre no figura en el sitio, describió sus sensaciones tras la visita de la Presidenta a la ciudad de Río Gallegos. Se dirigió a la mandataria como “Ella” y al expresidente como “Él”, en mayúsculas, emulando la forma en la que es citado Dios en la biblia

DYN40.JPG

Tras la visita de la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, a la ciudad de Río Gallegos, un militante publicó una insólita carta en la web oficial de La Cámpora, titulada “Cuando ella te mira”, donde detalla en un tono épico y bíblico su “encuentro” con la jefa de Estado. 

La carta comienza contando sus sensaciones sobre la noticia de la llegada a la ciudad de Cristina Kirchner, a quien describe de la siguiente manera: “La compañera Cristina. La misma que se paró frente a la ONU y le canto las “cuarenta” en la disputa por los fondos buitres. La misma que supo poner el pecho cuando el establishment atacaba. La que bancó la embestida de los medios hegemónicos de comunicación, cuando la tildaban de “loca” y “soberbia”, cuando decían “mira cuantos rolex y carteras tiene”, cuando en las tapas titulaban que “goza”. Ella. Cristina, la que en cada discurso pone la piel de gallina a más de uno y hace que se te piante un lagrimón (me incluyo sin vergüenza y con orgullo). La que todos admiran y por eso muchos odian. La gran estadista que supo poner en práctica lo que el Pueblo necesitaba. Ahi estaba yo, listo para alentar a Cristina, tu Cristina, mi Cristina, la de tod@s, la del Pueblo”.

 

Hacia el final, uno de los párrafo con mayor carga épica: “Y llega el turno que estamos esperando. Ella nos habla a Nosotros. Te habla a Vos. Te cuenta lo que significa Tu ciudad para Ella. Los recuerdos con Néstor. Las caminatas de militante. La victorias por escaso margen. Siempre cuesta arriba. Aparece Alicia, la hermana de Él. La trabajadora incansable. La acuñadora de la frase “si es imposible, entonces para qué estamos”. Lo afortunados que somos al tener esta posibilidad de subirnos a este tren, de volver a andar por esos rieles argentinos, rieles Nacional y Popular. “Nuestra Jefa Cristina, Néstor la pasión..”, y el sumergirse en ese instante en que te mira. Porque vos pensás que esta mirando a otro lado y la impresión es tuya. Pero no. Te mira. Y es en esa mirada en donde te perdes; en donde ves el amor, en donde ves identidad, donde ves convicción, en donde ves política, en donde ves futuro, en donde te ves a Vos. Es Ella la que te mira, y sí: te mira a Vos”.

El texto completo

El pasado viernes 2 de octubre, la compañera Cristina participó del acto de Inauguración de la Segunda Etapa de Obras de la Universidad Tecnológica “Presidente Dr. Néstor Carlos Kirchner”. Desde la ciudad de Río Gallegos, la Presidenta inauguró a través de videoconferencias obras en El Calafate, La Plata y Morón. Los compañeros de La Cámpora en la provincia de Santa Cruz participaron del acto y uno de ellos plasmó la emoción de esa jornada en una emotiva nota que compartimos con todos.

CUANDO ELLA TE MIRA

Llega el mensaje : “Nos vemos en Los Inmigrantes y Tucumán, vamos a alentar a la jefa”. Ansiedad. Un pensamiento que se instala en el pecho: ir hacia allá con la emoción en la mano y el corazón donde debe estar. Pasan varias cuadras hasta que me doy cuenta de que estaba trotando, una gota recorre mi rostro. Llego al punto de encuentro. Somos los conocidos (por lo menos para quien escribe esta nota). Aun es temprano. El sol calienta. Las remeras empiezan a multiplicarse y los cánticos a balbucear. Pasan los minutos y no paro de pensar en que vamos a alentar a Cristina.

La compañera Cristina. La misma que se paró frente a la ONU y le canto las “cuarenta” en la disputa por los fondos buitres. La misma que supo poner el pecho cuando el establishment atacaba. La que bancó la embestida de los medios hegemónicos de comunicación, cuando la tildaban de “loca” y “soberbia”, cuando decían “mira cuantos rolex y carteras tiene”, cuando en las tapas titulaban que “goza”. Ella. Cristina, la que en cada discurso pone la piel de gallina a más de uno y hace que se te piante un lagrimón (me incluyo sin vergüenza y con orgullo). La que todos admiran y por eso muchos odian. La gran estadista que supo poner en práctica lo que el Pueblo necesitaba. Ahi estaba yo, listo para alentar a Cristina, tu Cristina, mi Cristina, la de tod@s, la del Pueblo.

Decidimos arrancar hacia la UTN. Un par de fotos por acá y sale la pseudo procesión con cantos de arenga, con ansias (más ansiosas). Llegamos. Ahora sí, es cuestión de esperar. La gente empieza a irradiar calor, irradiar agite, irradiar Néstor y Cristina, irradiar YPF, Aerolíneas – alta en el cielo – Argentinas, la Asignación Universal por Hijo, Conectar Igualdad, Procrear, Ley de Medios, la estatización de los trenes, la TDA, el Fútbol Para Todos, El Diego, Perón y Evita. Se escucha “Todos los momentos que viví, no los pasaron nunca por Clarín”. Se pregona esa mística que tenemos. Y se pregona como mejor lo hacemos, alegres y cantando. Es la canción sin comienzo ni fin. Hay algo que ronda en el aire (probablemente sea Ella) que nos hace cantar hasta transpirar, hasta quedarnos sin voz. Cantar hasta que el abrigo se hace insostenible y decidis tirar todo porque Ella se lo merece.

Un gran televisor anuncia la llegada de Cristina al edificio. Las palmas no solo no tardan en sonar, son la continuación de su presencia. No debe haber lugar en la Argentina en el que las palmas no acompañen a nuestra Jefa. Es como un cuadro, una simbiósis: Cristina se funde en el agite peronista. Resulta inescindible una cosa de la otra.

Arranca la conferencia. Primero La Plata. La ciudad de Ella. La ciudad de las diagonales, la que supo y sabe albergar a tantos estudiantes. La misma que vió la reforma edilicia y estructural que beneficio a la Universidad Nacional de La Plata. La misma ciudad que ahora tiene un Centro de Investigaciones Geológicas de alto rendimiento. Rendimiento no solo en la parte tecnológica, sino también alto rendimiento en cuanto a nuestros investigadores del CONICET. Aquellos a los que “mandaban a lavar los platos” y hoy están al servicio de nuestro Pueblo (muchos tras haber regresado sa su Patria).Ella también es ArSatI, ArSatII y los ArSat por venir.

Se inaugura el paso nivel del tren Belgrano en Morón. Antes de la asunción de Néstor, se habían inaugurado cincuenta y dos paso niveles en la historia de la Argentina, en los últimos doce años, treinta y siete. Como diría el compañero Aníbal Fernandez: “Lo esencial es invisible a los troskos”. Aparece Florencio y se nos presentan los trenes argentinos, las locomotoras 0km (que si entran en la red de vías y que no son simples motores y vagones reacondicionados).

Sigue nuestra ciudad, Río Gallegos. Centro Articulador de Políticas Sanitarias, en “la Kirchner y Balbín”. Los paladines de la libre expresión omiten la dirección. La creación del Centro de Salud Animal es un hecho: ocho de cada diez argentinos tenemos mascotas, ocho de cada diez hemos sido argentinos beneficiados, sujetos de derecho. Por último es el turno de El Calafate. La escuela Industrial N°9. Las 100.000 nuevas alumnas en colegios técnicos. Los más de 600.000 estudiantes que salen con oficio, que salen con puestos de trabajo, que salen con futuro.

Y llega el turno que estamos esperando. Ella nos habla a Nosotros. Te habla a Vos. Te cuenta lo que significa Tu ciudad para Ella. Los recuerdos con Néstor. Las caminatas de militante. La victorias por escaso margen. Siempre cuesta arriba. Aparece Alicia, la hermana de Él. La trabajadora incansable. La acuñadora de la frase “si es imposible, entonces para qué estamos”. Lo afortunados que somos al tener esta posibilidad de subirnos a este tren, de volver a andar por esos rieles argentinos, rieles Nacional y Popular. “Nuestra Jefa Cristina, Néstor la pasión..”, y el sumergirse en ese instante en que te mira. Porque vos pensás que esta mirando a otro lado y la impresión es tuya. Pero no. Te mira. Y es en esa mirada en donde te perdes; en donde ves el amor, en donde ves identidad, donde ves convicción, en donde ves política, en donde ves futuro, en donde te ves a Vos.

Es Ella la que te mira, y sí: te mira a Vos.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO