Famosos 2.0

Esta ganadora del Oscar apunta contra los adultos que se toman selfies: “Son patéticos”

Esta famosa y hermosísima actriz, cara de la última fragancia de Giorgio Armani, no se anda con vueltas. En una entrevista con Yahoo, condenó duramente a los adultos que se suman a esta moda

silueta-mujer

A esta actriz no le importa todo el éxito que Kim Kardashian logró en las redes sociales tomándose selfies, o el hecho de que su libro de fotografías auto referenciales se haya vendido como  pan caliente: Cate Blanchett no está de acuerdo con esta práctica.

La actriz, que ganó su segundo Oscar en el 2013 por su protagónico en Blue Jasmine, declaró que “no puede soportar” la cultura de las selfies.

“No entiendo por qué los adultos participan en esa mie—a”, dijo en una entrevista concedida a Yahoo.

Explicó que no soporta la cultura de las selfies. Que considera que las mujeres constantemente buscan validación y que cuando salen sin maquillaje, la gente hace de eso un gran asunto cuando no lo es.

Cate Blanchett

“Creo que la gente se tome fotos constantemente para enviarla a otras personas es como preguntarles si a uno les gusta. Es patético el que la gente se preocupe de lo que otros piensan”, dictaminó.

Prosiguió: “Claro que uno quiere que la gente aprecie los filmes que uno hace. Pero no ando por ahí diciendo: ¿Les gusta mi apariencia? ¿Les gustó ese vestido en la alfombra roja? Uno debe decir: esto es lo que haré ahora”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

¿Caso Ciccone cajoneado? Más de tres años y Boudou sigue sin fecha de juicio

El ex vicepresidente intenta dilatar los tiempos judiciales a través de recursos que frenan el avance en una causa que podría llevarlo hasta seis años tras las rejas

amado-boudou http://www.nexofin.com/archivos/2016/08/boudou.jpg

López y Schiavi habrían amenazado con hablar de corrupción del soterramiento

DYN40, BUENOS AIRES 14/06/16, TRASLADAN A JOSE LOPEZ DESDE RODRIGUEZ PARA INDAGARLO.FOPTO.DYN/TONY GOMEZ http://www.nexofin.com/archivos/2016/06/dyn40-4.jpg

Medios locales alientan la teoría de que los presos k estarían dispuestos a hablar en caso de que no se les mejore la situación judicial