Sociedad

En Japón, las mujeres pueden alquilar hombres para llorarle en el hombro

La idea surgió porque en el país asiático aseguran, que al igual que en otras partes del mundo, muchas chicas tienen que soportar cargas extra de presión solo por su condición femenina

mujeres alquilan hombres para llorar

En Japón está de moda un curioso servicio que consiste en el alquiler de los “Ikemeso”, término que proviene de la unión de ikemen (guapo) y mesomes (llorar) por unos 60 dólares la hora. 

Las mujeres pueden contratar un hombre para desahogarse y liberar el llanto en su hombre. La empresa permite a las mujeres elegir el perfil social deseado, y así, por ejemplo puede escoger entre un “dentista”, un “chico malo” o un ‘intelectual’.

LEA MÁS  Trasladan 4 estatuas y la Pirámide de Mayo quedará como hace un siglo

El responsable de este negocio es Hiroki Terai, quien dijo al diario El País que su servicio “es de fiar” y que, si sos una mujer japonesa, un pedido de “Ikemen” puede ser útil de la siguiente manera: primero, te ayuda a que llores, aunque no se especifica si existe un protocolo para lograrlo o si la usuaria debe asegurar el desenlace mediante alguna prueba previa.

LEA MÁS  La historia detrás de la mujer que se volvió viral por su Facebook Live disfrazada de jirafa

Luego, cuando ya lloraste y te desahogaste, tu “Ikemeso” procederá como un verdadero seductor y con todo el cariño te tocará la mejilla con dulzura y limpiará tus lágrimas con un pañuelo de papel.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Confirman el procesamiento de César Milani por secuestro y torturas

Así lo resolvió el juez federal de La Rioja Daniel Herrera Piedrabuena, en el marco de la causa Olivera. El magistrado, además, le trabó un embargo por un millón de pesos

Milani http://www.nexofin.com/archivos/2016/06/milani.jpg

Más causas: AFIP investiga a Milagro Sala por una multimillonaria evasión

http://www.nexofin.com/archivos/2017/03/sala-1.jpg

La Tupac Amaru se habría “apropiado” de esos recursos que debían asignarse en la construcción de unas 1.800 viviendas del Programa de Integración Sociocomunitaria