Política

Pacto entre Scioli y Massa: el pase de Mónica López, primera señal concreta

La reaparición en la agenda mediática del massismo viene de la mano de un pacto Scioli-Massa que se teje por lo bajo

monica_lopez

El súbito pase de Mónica López, la diputada del Frente Renovador,  al sciolismo, reactivó la fuga de dirigentes massistas hacia el oficialismo. Además, puso en la agenda mediática al candidato tigrense, y levantó el perfil de exposición de un partido que, meses atrás, se venía apagando. De hecho, el fenomenal despliegue mediático y publicitario del candidato de UNA llamó la atención a más de un opositor, teniendo en cuenta las  dificultades financieras del massismo para sostener una campaña electoral tan larga y confrontando, por un lado, con la estructura del Estado nacional más la provincia de Buenos Aires, y por el otro, con el gobierno de la ciudad más rica del país. Circuló entonces con fuerza la hipótesis de que el kirchnerismo, en su desesperación por evitar que Mauricio Macri alcance el 25 de octubre una diferencia menor a 10 puntos con Daniel Scioli, habría financiado generosamente al tigrense para que creciera y le restara algunos puntos a CAMBIEMOS, aun corriendo el riesgo de que también mermara el capital electoral de Scioli.

LEA MÁS  La increíble "fábrica de ravioles" dentro del Poder Ejecutivo

Según dichos de Carlos Tórtora, periodista del diario digital El Informador Público, las conversaciones giran casi exclusivamente alrededor del ballotage y el marido de Mónica López, el diputado nacional massista Alberto Roberti (secretario general del influyente sindicato de petroleros privados), juega en esto un rol importante. En este contexto, el pase de López al kirchnerismo a tres semanas de la primera vuelta formaría parte de un pacto en plena elaboración.

LEA MÁS  Pelea feroz: Jorge Rial publicó una incómoda foto de Marcelo Tinelli

Después de sus fuertes críticas contra el gobierno nacional de las últimas semanas, en el PRO evalúan que a Massa se le haría muy difícil justificar, ante una segunda vuelta, su apoyo al Frente para la Victoria. El único camino para salir de esta encerrona sería que en la jugada apueste fuerte el propio Scioli -sin participación de CFK- convocando a la unidad del peronismo y que De La Sota aceptara la propuesta como una especie de supuesta superación del ciclo kirchnerista.

LEA MÁS  "Lógico que CFK piense que Gobierno influyó en el procesamiento, ellos se manejaban así"

Por su parte, en CAMBIEMOS ya entrevén que, si hay ballotage, al Frente para la Victoria sólo le queda apostar a la opción peronismo-antiperonismo para contener una corrida de las malhumoradas clases medias urbanas en dirección a CAMBIEMOS. En este aspecto, Massa no sólo sería un personaje estratégico por ser el tercer candidato más votado sino porque convoca a un electorado mixto, es decir, en parte peronista y en parte independiente.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO