Mundo Bizarro

Una pareja santafecina decidió ponerle “Lucifer” a su hijo

El Nuevo Código Civil permite que los padres elijan nombres "raros" mientras no sean peyorativos para el niño

bebe

El Nuevo Código Civil y Comercial le dio a los padres la libertad de elegir para sus bebés el nombre que ellos elijan, y algunos padres se toman su derecho muy a pecho, sin ningún tipo de responsabilidad. ¿Por qué lo decimos? Un matrimonio de Santa Fe decidió nombrar a su hijo como el ángel caído que se transformó en Satanás: Lucifer.

La llamativa elección generó dudas y polémicas para su aprobación, por lo que se debió acudir a la coordinación del Registro Civil de la provincia. Finalmente fue aceptado debido a que, objetivamente, es un nombre que proviene del latín cuyo significado es “portador de luz”.

El visto bueno para anotar al bebé con ese nombre se debe a que un artículo del Nuevo Código Civil es poco preciso para poner un límite en la elección de un nombre. El director del Registro Civil de Santa Fe, Gonzalo Carrillo, explicó a Diario Uno: “El artículo que dice que no se pueden poner nombres extravagantes se mantiene, el tema es qué es considerado extravagante. Esto recae en los oficiales públicos y queda a su criterio. Si hay alguna duda se consulta con la Dirección y se da una resolución”.

Otros nombres exóticos aprobados durante los últimos dos meses fueron Panambí, que en guaraní significa mariposa, o Tabita (gacela en arameo).

Quienes no tuvieron la misma suerte fueron los padres que quisieron nombrar Yerbabrava a su bebé. En este caso, Carrillo argumentó que esa elección “resultaba demasiado peyorativa para el menor y se decidió rechazarla”.

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

Alta corrupción: el increíble camino de los casi 700 cheques millonarios de Lázaro Báez

Muchos de esos llevan su firma y la de su empresa insignia, Austral Construcciones. Pero también la de sus hijos, Martín, Leandro y Luciana

Ganancias: los gobernadores, en pie de guerra contra el proyecto opositor

Sin importar los signos políticos ni simpatías con la Casa Rosada, los mandatarios provinciales salieron a defender sus cajas que se verían menguadas