Barrabravas

La Barra del Quilmes, de Aníbal Fernández, está fuera de control

“No hay entradas, hay balas”. Esta inscripción apareció en las inmediaciones del estadio de Quilmes

barra_quilmes

Aún no se sabe quién fue el autor material de la pintada. Es que la barra de Quilmes está atravesando un momento crítico. Enterate quienes son y qué pretenden los Barras del club que maneja el candidato a gobernador bonaerense del FPV…

Hace seis meses que Mauricio es el líder de la barra de Quilmes, aunque es muy difícil ver en acción. El se encarga de organizar los trapitos, los puestos callejeros y todos los negocios que están alrededor del estadio Centenario. Es, en definitiva, el que está en sintonía con la Policía. Para el trabajo sucio está el Negro Mauro, su mano derecha.

Mauricio le ganó la pulseada a Ramiro Bustamante, el ex líder, pero también le ganó a la novia. Hoy, Sheila se pasea de la mano de Mauricio, a quien conoció cuando Bustamante estaba preso en la cárcel de Magdalena.

¿De qué lado está la dirigencia? De ninguno. Los barras no responden a Aníbal Fernández porque dicen que “cuando hay quilombo, te suelta la mano”. Entonces se embarcan detrás de Juan Pablo De Maio, el subsecretario de Comercio del Municipio de Quilmes, y lo acompañan a todos los actos políticos.

Por eso, cuando esta mañana apareció la pintada de “No hay entradas, hay balas”, todo fue un misterio. La barra disidente, la de Bustamante, dice que no fueron, y acusa a la barra oficial de apretar a los dirigentes para conseguir más boletos.

 

Fuente: Expediente Político

COMPARTIR

REALICE UN COMENTARIO

El dólar mayorista tuvo la mayor suba semanal de los últimos cinco meses

Saltó 10 centavos este viernes y cerró a $ 15,94; por su parte, en el promedio de bancos y casas de cambio de la City, la divisa terminó vendiéndose a $ 16,10

Video: estudiantes secundarios insultaron a Vidal en un acto en Chapadmalal

La visita de los principales integrantes de Cambiemos a la ciudad del partido de General Pueyrredón comenzó con un mal momento, luego que la gobernadora fuera repudiada en un acto estudiantil